Memorias

Sin rodeosLas provocaciones a los estibadores

Las lamentaciones que algunos sectores de la patronal canaria plantean en torno a la huelga de los estibadores y la pérdida en millones de euros que, según afirman, ocasionan los paros, no han ido acompañadas de ninguna iniciativa empresarial para que las negociaciones se agilicen y propicien un acuerdo que también evite "el catastrófico" desabastecimiento que la avariciosa patronal canaria además augura. Tampoco el Ejecutivo español, tras aprobar el decreto que desencadenó el conflicto, ha hecho mucho. Al contrario, el portavoz parlamentario del PP en Madrid, hecha gasolina al conflicto insultando gravemente al colectivo de trabajadores con adjetivos y descalificaciones irreproducibles. ¿Son conscientes unos y otros que con su proceder están propiciando un enconamiento del conflicto? El denominado Estado de derecho, sustentado también en el respeto y cumplimiento de los acuerdos consolidados y libremente pactados entre las partes, obligan legal y moralmente al gobierno y a la patronal, lo que les debe llevar, de inmediato, a asumir los actuales derechos laborales y sociales de los estibadores, incluida la subrogación futura del conjunto de los puestos de trabajo, reivindicación esta que motiva ahora el conflicto laboral.

periodico 1 jueves 18 11 10El sindicato ha presentado al Gobierno canario un plan para dar estabilidad al personal interino, indefinido y temporal de la comunidad autónoma, que afecta al 30 por ciento de sus empleados y que pretende acabar con su situación de precariedad, agravada durante la crisis.

La propuesta ha sido presentada a la Dirección General de la Función Pública y recoge siete puntos en los que también se incluyen mejoras para el personal fijo y el funcionario de carrera.

Intersindical Canaria, que ha rechazado la política de personal del Gobierno regional, considera que la Administración canaria tiene una deud con estos trabajadores, por lo que para solventar sus condiciones de precariedad reclama que se tenga en cuenta el sacrificio que han hecho y el tiempo de los servicios prestados.

 

El plan reivindica la firma de un "pacto de permanencia", que garantice que los puestos de carácter estructural ocupados por personal interino, indefinido y temporal de larga duración no serán objeto de convocatoria alguna hasta que se produzca la extinción de la relación contractual y finalice la vida laboral del trabajador. Ello lleva implícito que los puestos de los funcionarios interinos anteriores a 2015 se retiren de las ofertas públicas de empleo de 2015 y 2016.

Además, intersindicalexige que si se aprueban los Presupuestos del Estado para el 2017, los procesos de consolidación establecidos en el Estatuto Básico del Empleado Público deben ser voluntarios, y que los empleados públicos que desarrollen tareas administrativas en el grupo IV (auxiliares administrativos y otras categorías) pasen a formar parte del grupo III retributivo.

En cuanto al desarrollo de la carrera profesional, aparte de los trienios convencionales, se introducen los "novenios" como incrementos salariales consolidados y los "docenios" como mejoras laborales no salariales (reducción de una 1 hora de jornada laboral semanal, entre otras), según propone el sindicato, que demanda también que de forma excepcional, todos los procesos de promoción interna sean por concurso de méritos.

El plan de Intersindical exige el desarrollo de la carrera administrativa del personal y del que es funcionario, así como una jubilación parcial. Por otra parte, se reclama al Gobierno de Canarias un compromiso para el mantenimiento de los puestos de trabajo del personal interino, indefinido y temporal de la comunidad autónoma de Canarias y que procesos de reducción de precariedad en el empleo público contemplados en el borrador de la Ley de Presupuestos para el 2017 del Estado, como propaganda política.

2017061606100276680 copia 2

LANZAROTE
Martes, 20 de junio de 2017
18 horas
Centro Cívico de Arrecife

LA PALMA
Lunes 26 de junio de 2017
17 horas
Casa Salazar. O,daly, 22
Santa Cruz de La Palma

Opinión