30. Cesar ManriquePintor, escultor y arquitecto. Después de una inicial y nunca explicada actitud colaboracionista con la dictadura que le llevó a enrolarse en las tropas de Franco, Cesar Manrique regresa a Canarias e inicia una intensa actividad creativa que le lleva a realizar numerosas exposiciones en el Archipiélago, en España y otros países. Sus llamativos murales forman también parte inseparable de su faceta de pintor. En 1996 se instala definitivamente en Lanzarote iniciando más allá de las fronteras conejeras el diseño de espacios arquitectónicos integrados en el paisaje, poniendo su sello ecológico y de relación armónica con la naturaleza. Durante su corta estancia en EE.UU muestra sus deseos de volver pronto a Canarias. Junto a otras muchas distinciones de carácter estatal e internacional, recibió el premio Canarias de Bellas Artes del año 1989. Las circunstancias de su muerte cuando contaba 73 años de edad, le jugaron una mala pasada al motivarla un accidente de tráfico mientras conducía su coche, algo que por su vida casi contemplativa y alejada del mundanal ruido, nunca imaginó.