Tras el decreto del 11 de julio del mismo año, firmado por el presidente del Consejo de Ministros, el totalitario Juan Bravo Murillo, el Archipiélago comienza a ejercer sus prerrogativas como zona de exportación de cultivos, reconociéndole, además, las perspectivas para la colonización de África y sus posibilidades mercantiles