92. 14766Año y medio después de derrotar y poner en fuga a los españoles en la batalla de Acentejo, los guanches se baten nuevamente con los conquistadores y son salvajemente pasados por las armas en los llanos de Aguerre (La Laguna). Durante esta encarnizada lucha, los bravos aborígenes caen muertos por el efecto de los arcabuceros, ballesteros y piqueros al mando del sanguinario Alonso Benítez de Lugo. En la batalla, es gravemente herido Chimenchía-Tinguaro, quién tras rendirse, es cruelmente lanceado, decapitado, y su cabeza, al igual que hicieran con Doramas en Tamaran, clavada en una pica y expuesta en la actual montaña de San Roque para escarmiento de los rebeldes.