cctTras un año de semiclandestinidad, la Confederación Canaria de Trabajadores, inicia su actividad pública tras ser legalizada. La CCT, desde una remarcada posición nacionalista y anticolonialista, se convertiría durante años en un duro adversario del gobierno español, la patronal y de las organizaciones sindicales españolas pactistas. Los militantes y cuadros del sindicato fueron duramente perseguidos por los cuerpos represivos del Estado en connivencia con el sector empresarial y los sindicatos CC.OO y UGT. Tras su inicial fusión con el SOC, luego los miembros de ambas organizaciones pasaron a formar parte de la Intersindical Canaria.