Chema TanteChema Tante

Ya mucha gente sabemos que el genuflexo Clavijo y su partido de la corrupción canaria, CC, tienen de nacionalista lo que mi tía de lagarterana. Nada. El único norte y obsesión de esta empresa con forma de partido es el 20 % y demás beneficios que pueda obtener de la adjudicación de obras y servicios que permiten los presupuestos. Por eso esta banda organizada solamente se preocupa y pierde hasta la apariencia de la dignidad de la que carece, cuando contempla que se aleja la posibilidad de aumentar las partidas de dinero que vengan para estas islas cuyo pueblo nunca está invitado a las cuchipandas financieras de la gente de arriba.

El genuflexo Clavijo se irrita porque observa que la acción política y la resistencia social del soberanismo catalán está estremeciendo las estructuras de este estado de lo que queda del imperio español. El genuflexo Clavijo se inquieta, porque comprueba que el ciego fanatismo centralista español no acierta a encontrar las soluciones democráticas para las legítimas aspiraciones de tantos millones de personas que, no solamente en Cataluña, exigimos respeto al derechoa  decidir. Y que la complicación que la lucha popular catalana introduce en las negociaciones financieras, arrastra a las de otros territorios. Claro, el genuflexo Clavijo no entiende que para el soberanismo, la cuestión de las perras pasa a segundo plano, detrás de las luchas por la dignidad ideológica. Porque, como digo este berringallo que preside el gobierno canario y su partido, solamente han utilizado el nacionalismo como un instrumento de su acción política que se reduce a la busca irrefrenable del interés particular.

Este sujeto que se llama nacionalista se ha atrevido a calificar como "el revoltoso de la clase", a quienes desarrollan una acción decidida y valiente en defensa de sus ideales. Esto que el genuflexo Clavijo debe pensar que es una mataperrería ingeniosa, pero que revela sus carencias ideológicas, lo puede escuchar quien tenga el estómago para ello, en el audio de la SER, LA VENTANA DE CANARIAS, a partir del minuto 1. Y también pueden escuchar, a continuación, al segundo, el ático canarión solitario, Pablo Rodríguez, muy cabreado, porque se retrasa el convenio de carreteras. Mucho cuidado con eso, porque el 20 % de unos miles de millones, son una pasta ¿Saben ustedes?

Entiéndaseme bien: Yo creo que el genuflexo Clavijo tiene perfecto derecho a ser españolista. A lo que no tiene derecho es a mentir. El genuflexo Clavijo, como la madrileña Oramas o el ático canarión solitario Rodríguez y demás gente aprovechada, tienen perfecto derecho a buscarse desarretadamente las perras. A lo que no tienen derecho es a hacerlo por la vía de mamandurriar los presupuestos públicos 

Canarias, por culpa de las manipulaciones mediáticas pagadas con ese dinero mal habido, lleva lustros sufriendo una gestión política de ese pútrido partido Cc, allá en España y acá en la nación canaria, que se ha basado en la busca y obtención de jugosos presupuestos, convenios de carreteras, financiaciones de todo pelaje, con el resultado patente de que ocupamos, en manida pero siempre vigente frase descriptiva "el peor lugar en lo bueno, el primer lugar en lo malo". De nada ha servido la tirijala de miles de millones de pesetas, entonces, euros, ahora, que ha conseguido el gang que hoy lidera el genuflexo Clavijo. Porque ese dinero no ha servido sino para lo mismo, para enriquecer a la insalla sinvergüenza.

Por cierto que, en la mañanita de este viernes 7 de septiembre, escucho al periodista de cabecera, profesor aúlico, 'Pomarés' (no es errata, le pongo la tilde para ridiculizar su ignorancia al pronunciar nombres de otras lenguas) salir, como no, en defensa de quién tanto quiere y a quien tanto debe, el genuflexo Clavijo, por la vía de afear lo que él llama "el derroche catalán", comparándolo con la exigua deuda pública canaria. No dice 'Pómares'  que la pasta que se estallan en Cataluña y la que no se invierte en Canarias, ponen a los respectivos pueblos de ambas naciones en abismales diferencias en materia de bienestar social.  Pregunta el profesor periodista mago de la comunicación qué se hace con el dinero público que se destina a Cataluña. Y yo, Chema Tante, lo que me pregunto es que si tanto es el desastre financiero catalán, por qué demonios no les dejan mandarse a mudar. 

Por eso, en tanto que el soberanismo catalán,  por su lucha ejemplar y valerosa,  recibe el apoyo y aplauso de las personas nacionalistas de verdad, el genuflexo Clavijo lo llama "el revoltoso de la clase". Qué gracioso, el muy ruin nacionalista de... mentira. (Por no decir lo que me pide el alma y me impide el decoro que yo, sí tengo).

Chena Tante en la Casa de mi tía