Sin titulo

AF16189F 5E66 4514 A6C5 41ED56986F73

Tomás Ramos copiaTomás Ramos

Recuerdos personales de una vergüenza de la transición modélica.

El 12 de diciembre de 1977...ahora se cumplen 40 años,... quien redacta estas líneas recordatorias residía en el Colegio Mayor Universitario San Fernando, situado frente a la puerta principal de la Universidad de La Laguna, como estudiante que era en dicho centro educativo. Ese día había amanecido tenso, lo cual, en aquellos tiempos, no era raro. Estaba convocada una huelga general en la isla de Tenerife por parte de algunos sindicatos y partidos que, en aquella España ya supuestamente democrática, seguían estando algunos sin legalizar. Eso, a pesar de que ya se habían celebrado elecciones generales y la huelga y las manifestaciones eran ya un derecho “constitucional”. Pero esa huelga general, en solidaridad con sectores laborales como transporte, tabaco, puertos, etc, que llevaban meses de conflicto, había sido declarada ilegal por la autoridad competente.

A primeras horas de la mañana salió una manifestación de estudiantes simpatizantes con dicha huelga desde el Campus, a lo largo de la Avenida Trinidad. Antes de llegar al final de ésta, ya hizo acto de presencia la Policía Antidisturbios, y comenzaron las carreras, los botes de humo, las pelotas de goma, el lanzamiento de piedras y las barricadas. También hicieron su aparición miembros de la Guardia Civil, unos con material antidisturbios, y otros sin ellos, pero sí con armas de fuego.

A lo largo de toda la mañana se sucedieron los enfrentamientos, que poco a poco fueron perdiendo intensidad, y se fueron desplazando cada vez más hacia el perímetro del campus universitario. A mediodía ya casi se había calmado la situación. Solo un hecho puntal había reavivado la tensión, en el punto concreto de la llamada Cruz de Piedra, por debajo del recinto universitario, cuando un camión cisterna de combustible se quedó inmovilizado al pincharse sus ruedas con los clavos que algunos manifestantes habían arrojado a la calzada. La policía custodió el vehículo hasta que pudo reanudar la marcha. Durante esos minutos se reanudaron los intercambios de piedras y pelotas de goma. Todos estos hechos, y los posteriores, los podíamos observar cientos de personas, entre las que me incluyo, desde nuestro lugar de residencia, fuera por las ventanas, desde las azoteas y balcones, etc.

Pasado el mediodía, ya todo el mundo tenía claro que los incidentes estaban finalizando. La policía antidisturbios comenzó a retirarse, los manifestantes eran ya bien pocos y volvían de la Cruz de Piedra hacia el edificio principal de la Universidad...En las escalinatas de éste quedaban una cincuentena de estudiantes que desde allí habían estado observando los hechos... y poco más. Los espectadores empezaban a dejar de estar pendientes de los sucesos...Solo quedaban a la vista desde el campus universitario un par de vehículos de la Guardia Civil, con un pequeño número de agentes, en la calle trasera a la Universidad. Pero, de repente, sucedió totalmente inesperado, terrible y, aparentemente, inexplicable. Otro vehículo policial, que venia desde la zona de Barrio Nuevo, subió por esa misma calle, paró unos minutos junto a los agentes de la Guardia Civil, charlaron brevemente y, como a una orden dada, una parte de ellos se lanzaron a correr hacia el interior del campus universitario, armas en mano, y disparando tiros y ráfagas en todas direcciones. El polvo de los impactos, que demostraba que era fuego real, no fogueo, y no precisamente al aire, se levantaba en las esquinas donde se refugiaban aterrorizados los grupos de estudiantes, también en las escalinatas de piedra y la fachada del edificio principal. Incluso en nuestra residencia universitaria llegaron varios proyectiles. Al frente de ese grupo de agentes iba uno con aspecto de mando, delgado, gorra de plato, que subió escaleras arriba disparando con una pistola hacia los últimos estudiantes que entraban en tropel por la puerta del edificio principal universitario. Uno de ellos entró ya cayendo...

Ahí no acabaron los disparos. Durante un cierto tiempo que soy incapaz de delimitar, pues no parecía real lo que estaba sucediendo, hubo más disparos espaciados hacia cualquier dirección donde intuían que alguien asomaba la cabeza. Uno de estos disparos, de un arma larga de gran potencia, entró por la ventana de nuestro Colegio Mayor, atravesó la pared de una habitación, luego el tabique del baño, quedando el proyectil aplastado en el suelo de éste último. Luego empezaron los gritos, terribles, que nos helaron el corazón, desde las puertas de la Universidad... “No disparen, hay un muerto, no disparen”... Y una mano portando un pañuelo blanco, apareció por la puerta entreabierta...

Un muerto, Javier Fernández Quesada. Además, dos heridos de bala: uno, que había recibido un proyectil en el hombro mientras estaba en una azotea a cientos de metros de los hechos, y un menor que se encontraba en el patio de un colegio, también a cierta distancia, y detrás de una pared. Por suerte para el menor, la bala perdió fuerza al atravesar el muro y penetró poco en su cuerpo. Por todos lados, casquillos de bala, que recogíamos como prueba de lo sucedido. Y señales de impactos, muchos impactos por todos lados ...normalmente a media altura con respecto a la estatura de una persona normal, lo cual mostraba el objetivo con que habían sido disparados. En los siguientes días, especialmente después de oír la fantasiosa y novelesca versión oficial de los hechos, algunos los remarcaron con tiza, para hacerlos más visibles, a veces con la frase de humor negro sarcástico “otro tiro al aire”.

Muchos de los que habíamos sido testigos de lo sucedido, en nuestra creencia en que los tiempos de la impunidad franquista habían terminado, en que ya había un parlamento elegido por la ciudadanía, en que, a pesar de que el partido gobernante era nacido de las entrañas del régimen anterior, éste no tenía mayoría absoluta... pues pensábamos que semejante barbaridad no iba a quedar así, impune. Éramos muchos los dispuestos a declarar lo que habíamos visto, eran demasiadas las pruebas evidentes de lo arbitrario, inmotivado, desproporcionado e intencionado de la balacera... No podrían taparlo, no podrían ocultarlo... Eso pensábamos... ¡¡¡Pobres imbéciles que éramos entonces!!!... Lo que iba a suceder en los próximos días, semanas y meses, nos iba a sacar de nuestros sueños, y mostrarnos el verdadero significado de una característica tenebrosa de las “seudodemocracias”, e incluso de las que afirman tener “pedigrí” de régimen parlamentario consolidado: ”la Razón de Estado”, “razón” ante la cual no hay derecho humano, judicatura, parlamentarismo que no agache la cabeza... salvo que una inmensa presión popular, organizada, lo evite. Y ese no iba a ser el caso...

Pero esa es otra historia, que ya contaré... Ahora toca reunirnos todos los testigos que podamos, en el lugar de los hechos, con las nuevas generaciones antifascistas. Compartir con quienes han investigado los hechos con seriedad, paciencia y sin desmayo, desmontar totalmente y de una vez por todas tanta mentira, hacer las reflexiones pertinentes y sacar las conclusiones oportunas en este hoy y ese mañana en el que fascismo subterráneo vuelve a sacar la patita de debajo de la alfombra de la “Transición Modélica” y la “Sagrada Constitución”.

Wladimiro RodriguezWladimiro Rodríguez Brito

La semana anterior hablábamos del uso urbano del agua, pero también hemos de hacer una lectura del papel que juega la agricultura en el ámbito de la reutilización. En relación a este sistema hemos tenido un recorrido adverso por, entre otras cuestiones, barreras culturales y ambientales.

Debemos asumir que es un debate económico y cultural que hay que mantener, tomando como punto de partida que la reutilización de las aguas urbanas es un hecho en otras zonas. Desde los usos que hacen los cosmonautas hasta la rica California, y qué decir de los usos de esas aguas en las cuencas de los grandes ríos, con zonas industriales como es el caso del Rhin o el río Amarillo, donde a la materia orgánica hemos de añadir los metales pesados generados.

Canarias y las aguas depuradas han tenido un recorrido importante en las últimas décadas del s. XX, en las que Tenerife fue pionera con una obra de trasvase como la de Santa Cruz-Valle San Lorenzo, con un acueducto de casi 1.000 m3/hora. Esta situación permitió mantener y potenciar el regadío de casi 1.000 ha de plátanos en una época de expansión del turismo y descenso significativo de los caudales de galerías y pozos en el sotavento insular (leamos el cuadro abajo).

Como vemos, hemos pasado de comprar once pipas, con lo que obteníamos en un marco económico de difícil salida para los plátanos, a ponernos en una situación de no cubrir ni tan siquiera los costes de una pipa del líquido elemento, tanto en Tenerife como en Gran Canaria. En el caso de La Palma y La Gomera la situación es algo mejor, comprando en algunos casos hasta dos pipas por kilo de plátanos.

Entendemos que el cultivo de los plátanos ha de reutilizar aguas depuradas, dado el volumen que se vierte al mar y el bajo porcentaje de platanera que reutiliza aguas depuradas, que no alcanza el 15% del cultivo. No olvidemos el deterioro de los acuíferos, siendo la fuente más abundante las aguas depuradas.

Mientras la rentabilidad de un kilo de plátanos no llega ni a cubrir el coste de una pipa de agua, vertimos cada año al mar o a los acuíferos del interior de las Islas más de 150 millones de metros cúbicos. Está en nuestras manos el uso racional de los recursos con la reutilización de las estaciones de bombeo: agua, tierra, naturaleza.

La depuración y el reaprovechamiento del agua es una asignatura pendiente en Canarias.

 

Pedro González CánovasPedro González Cánovas

Nos hemos tragado un modelo social que ha fracasado, se mire por donde se mire. Pero es que el inmovilismo político al respecto produce que la situación se agrave continuamente.

En Canarias no se puede hablar del número de indigentes o personas que quedan fuera de las estadísticas oficiales, porque una acción municipal común o mayoritaria deja fuera de los padrones municipales a comunidades enteras de vecinos; como es el caso de los edificios ocupados en Taco y la cabezonería del ayuntamiento de La Laguna de negarles su derecho al empadronamiento.

Lo cierto es que las cifras oficiales hablan de uno de cada cinco hogares en riesgo de pobreza en España, y uno de cada tres hogares en Canarias. Se cuenta que la renta media por familia en 2008 era de 23.080 euros anuales; mientras que en 2015 la media cayó hasta 18.554 euros anuales, a pesar de que las rentas más altas han seguido subiendo. Eso supone exponer públicamente que los ricos son cada vez más ricos y el resto cada vez más pobre; que la brecha social se amplifica y la sociedad canaria se aleja de conceptos como Igualdad Social o Reparto de la Riqueza.

Como conclusión se evidencia el fracaso del modelo social impuesto en el Archipiélago, así como el sufrimiento que padece la mayoría de los habitantes de esta tierra. Lo peor es que en las cifras oficiales tampoco se cuenta con una población fantasma que la política local oculta e ignora en sus partidas de ayudas presupuestarias. Un sector de población condenada al oscurantismo, condenada a la muerte lenta y silenciosa de los que viven en una sociedad de consumo ignorados por las instituciones y los partidos políticos que las conforman. Una población que apenas vemos, cuando los medios de comunicación se hacen eco parcialmente de las demandas y acusaciones de entes como la Plataforma por la Dignidad; casi siempre cuando el caso ha llegado a tales extremos que lo necesario es que alguien se haga cargo de pagar un entierro.

Lo peor es el silencio. Un silencio que hace cómplices a muchos y cobardes a otros. Cobardes hasta el punto de negar a nadie que fuerce el sistema para recibir los derechos que se suponen; conscientes de que ello puede acabar en el uso de la fuerza y la violencia institucional para expulsar a familias enteras de la chabola donde viven, de la casa ocupada donde habitan menores y ancianos, de las propias cuevas de barrancos o de las mismísimas calles que se suponen espacios públicos. Es que las instituciones se han especializado en esconder la pobreza y la cara más triste de nuestra sociedad: de este fracaso social que los de las rentas ascendentes se empeñan en mantener a toda costa.

Me preocupa que ante tanta violencia institucional el cambio, al final, tenga el mismo calibre.

(Miembro de ANC)

Alberto 11 copiaAlberto Castañeda Concepción

 

La crisis económica, la destrucción de empleo y la precarización del mismo establecen nuevas prioridades para las personas trabajadoras y para toda la población en general, así ahora lo que prima es encontrar un empleo o mantener el que se tiene pasando a un segundo plano la consecución de mejoras laboralesola defensa de lo ya conseguido. Tampoco ayudan las políticas y legislaciones de los últimos años en materia laboral y social nada proteccionistas con el trabajador, ni las críticas destructivas que centran sus ataques en los sindicatos no con la intención de mejorar su funcionamiento sino con la de destruirlos y debilitar así la unión entre los trabajadores. A todo esto hay que añadir EL MIEDO, el arma más poderosa de todas. Un sinfín de “Miedos” que van desde perder el trabajo, a quedarse fuera de nuevas ofertas, a ser catalogado de esta o aquella manera, a no pagar las facturas, a no poder mantener a la familia, a depender de otras personas, a estar en riesgo de exclusión social...etc.

Los trabajadores y sus organizaciones siempre han estado cuestionados y teniendo en cuenta las críticas razonadas que se puedan hacer, no deja de ser sorprendente que justo ahora, dada la actual situación, cuando más imprescindible se hace la unión entre los trabajadores,menor consciencia se tenga de esta. Se confirma así una estrategia de descrédito y como no de “miedo” que comienza por atacar y culpabilizarprimero alos colectivos más vulnerables como, por citar algunos ejemplos, inmigrantes y refugiados que vienen a quitarnos el trabajo, beneficiarse de todas las ayudas y recursos además de ser por supuesto unos terroristas,pobres a los que se debe mantener,desempleados que no se esfuerzan por encontrar empleo en las condiciones y al salario que sea, trabajadores que han vivido por encima de sus posibilidades, personas mayores y dependientes con bajas pensiones y con una Ley de Dependencia que no termina de arrancar y sin olvidarnos de los jóvenes que o han abandonado prematuramente los estudios o que teniendo una formación alta acaban sirviendo hamburguesas en algún país europeo eso que eufemísticamente se conoce como “movilidad exterior” cuando de lo que se trata es de subempleo de toda la vida.Con todo esto se buscaeludir cualquier responsabilidadponiendo el foco además en otrosasuntos o entretenimientos que, a modo de cortina de humo,dificultan la visualización de los problemas que verdaderamente afectan y por los que tendría mucho más sentido salir a la calle enarbolando banderas.

Es de ingenuos confiar sólo en la clase política y su particular concepto de democracia para revertir esta situación y un error la idea de que la política es sólo “cosa de políticos” y nomateria sobre la que deba pensar, opinar y participar al resto de la ciudadanía a no ser que vaya en línea con la doctrinae ideales predominantes. O defendemos nuestros intereses o nadie lo hará por nosotros y esto pasa por demandar y participar de organizaciones más activas, críticasy comprometidas tanto en la defensa de los logros obtenidos como en la demanda de nuevas mejoras laborales y sociales. También se hace necesario buscar nuevos espacios para la reunión, el debate y la discusión de nuevas propuestas ya que esta demostrado que cuando el ser humano le echa cabeza a algo y tiene voluntad puede encontrar soluciones y llegar lejos.La democracia se tiene que ejercer todos los días no basta con hacerle una “fiesta” cada cuatro años.

Alberto Castañeda Concepción

Cati DariasCati Darias

               

                El próximo 25 de noviembre, como cada año, se conmemora el día Internacional contra la violencia de género. Este día, trata de visibilizar una lacra que afecta en forma de trata, violencia sexual, económica, psicológica, el acoso, la mutilación, genital a cerca de un 70% de la población mundial, especialmente de mujeres donde, de forma alarmante, es precisa y principalmente en sus propios hogares, donde deberían tener la mayor protección, donde son sometidas a esta violencia por parte de personas en su mayoría allegadas.

                Esta fecha tiene sus orígenes en América Latina, donde, desde 1981, las organizaciones de mujeres de la región eligieron esa fecha en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas que fueron asesinadas por su oposición al régimen del dictador Rafael Leónidas Trujillo el 25 de noviembre de 1960. Es a partir de 1999, cuando la ONU se suma a la jornada reivindicativa y declara cada 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

                En honor al origen de la efeméride, hay que decir que este sábado, se cumplen 57 años del asesinato de las hermanas a manos del dictador, conocidas como las “mariposas “y activas militantes de un movimiento de resistencia político contra el régimen de Trujillo. Sus cuerpos fueron hallados destrozados en el interior de un jeep hundido en un barranco, en Salcedo, al noreste de República Dominicana y esto supuso uno de los detonantes de la caída del régimen.1480069515 670615 1480072152 noticia normal

                La situación, aunque ha cambiado algo en las formas, no en el fondo. A día de hoy es importante recordar el verdadero espíritu de la efeméride, porque va más allá de dedicar un día al año a una problemática que tiene tantas ramificaciones y donde las Instituciones también aplican o favorecen a su modo, al menos en Canarias, esta violencia, por sus decisiones políticas, y no están realizando todo lo necesario para resolver o paliar esta lacra. La situación socioeconómica en nuestra tierra, donde las personas que se encuentran en riesgo de pobreza extrema alcanzan más de un 33% de la población (unas 600.000 personas, en su mayoría mujeres), sumado a los niveles de paro y de precariedad laboral, son componentes añadidos que dejan a muchas personas que quieren desarrollar su propio proyecto de vida en la indefensión, en una dependencia extrema de los maltratadores efectivos.

                Y no vale sólo con invertir ingentes cantidades de dinero público en campañas tipo spot televisivo, sino que se hace necesario desarrollo político de  un plan estratégico integral y multidisciplinar dotándolo de las partidas necesarias y con la implicación efectiva del conjunto de los entes sociales, porque no sólo es repudiar la violencia, que también, se trata principalmente de evitarla y proteger a las víctimas.

               

Chema Tante 1Chema Tante 

Marta Rovira ha dicho lo que todo el mundo, en este estado español, sabía que podía, y que iba a pasar, cuando el Parlament aprobó la proclamación de la República catalana. Lo que la gente con sentimientos nos temíamos, cuando el gobierno pperorajoyano -con la adhesión fervorosa del PsoE y de los ciudadanos riveristas- pusiera en efecto el "a por ellos" que cerrilmente se coreaba por muchas partes. Se avisaba, con distintos niveles de volúmen, que la "orden de contención" que se había dado el 1 de octubre a la Policía Nacional y a la paramilitar Guardia Civil, no se iba a repetir. No había quien pensara que la previsible resistencia de las masas populares catalanas a la intervención contra las instituciones de su país, al amparo del 155, no iba a suscitar una acción represiva fuerte por parte del centralismo imperial. Lo reclamaban los españolistas enardecidos, lo intimaban desde el gobierno, lo advertían brutos como el sedicente "ignorante en historia" Casado, amenazando con seguir la suerte del fusilado Companys, lo prevenían pesoeístas y ciudariveristas. Y lo pronosticaban obispos y dirigentes de otros territorios. Y nos alarmábamos por todo ello quienes pensamos que el soberanismo catalán tiene toda la razón y corría un riesgo cierto de sufrir una feroz represión.

Marta Rovira ha recordado lo que era una verdad a voces y que, por cierto, ponía otra vez de manifiesto la voluntad de paz y de continencia del soberanismo catalán. Las multitudes que en Cataluña se aprestaban a volver a poner la cara para que se la partieran o algo más, a oponerse, pacíficamente, a la aplicación de un artículo 155 que atropella sus instituciones y su dignidad, sabían a lo que se exponían, cuando demandaban masivamente la independencia. Y sus dirigentes, con una tan digna como poco comprendida actitud de responsabilidad, prefirieron repetir la cárcel y el exilio que tantas veces han sufrido los defensores de la libertad, antes que someter a su gente a unos ataques que todo el mundo, repito, sabíamos que iba a ser despiadado. De esta manera, renunciaban a que se produjeran unos hechos que iban a evidenciar ante los ojos del mundo la verdadera cara de este estado español autoritario, dispuesto a lo que sea, para cumplir su voluntad imperial. Como nadie lo dice, lo digo y lo proclamo yo. Chema Tante: los dirigentes políticos y sociales del movimiento soberanista catalán desistieron, , para evitar una violencia dolorosa, de una estrategia que hubiera atraído sin duda una avalancha de adhesiones internacionales, con lo que el proceso soberanista habría avanzado significativamente.

Esto lo ha denunciado Marta Rovira. Y el nacionalismo centralista español ha salido en tromba a negar lo que es evidente, poniendo verde a quien no hace sino sostener la verdad. El periodista inaguantablemente pedante Zarzalejos se ha atrevido a llamarla "miserable". El Rajoy de la M de los papeles de Bárcenas, centro de toda fundada sospecha de la más inadmisible corrupción, afirma que lo de Rovira es "intolerable". El melifluo barón de Claret, Méndez de Vigo, se enzarza en una serie de embustes, para afear la supuesta mentira de la catalana republicana: La diferida, violenta, Cospedal se aúpa en su condición de ministra de Defensa para con ello intentar demostrar que la otra falta a la verdad; una verdad contundente. Y Barceló, mal limpiadita periodista cuya trayectoria no merece que se meta en tan hediondos jardines, se atreve también a decir que no es verdad lo que toda cabeza pensante -incluso la propio Angels- sabe que es cierto; y encima, pregunta, la tía, que porqué no se consumó la independencia prometida y declarada. Pues yo te digo, Ángels, lo que tú no ignoras: no hubo independencia, porque no era posible que la hubiera en paz. Porque la paz es lo que sí vale. ¿Te enteras?

http://www.lacasademitia

E147B8A5 66FB 46AE 9FAC DE832F591F16

Día contra la violencia

a las mujeres

46525945 2102660276462342 5746900188916613120 n

Marcha Palmas Gran Canaria EDIIMA20181125 0384 19

Coincidiendo con el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, el pasado 25 de noviembre, se desarrollaron en toda la nación canaria, pero especialmente en las Palmas y La Laguna (Tenerife) por su gran número de asistentes, actos y manifestaciones de reivindicación contra la lacra de las agresiones de género. En la primera imagen correspondiente a Tenerife, el STEC-Intersindical Canaria centró su atención en la educación en la igualdad para combatir la violencia machista. En la segunda imagen de la marcha de la capital grancanaria, “Las mujeres de negro de Canarias”, prefirieron vincular la protesta a la agresión bélica mediante una pancarta que decía: “Ni mujeres, ni hombres, ni dinero para la guerra”

POBREZA

 

Franco por El Roto