Jorge DortaJorge Dorta

Están desinquietos, como gallina sin nidal. Los grandes popes de CC están lanzando al viento mensajes de unidad del "nacionalismo". Primero fue Carlos Alonso, el presi del Cabildo de Tenerife, tendiendo la mano a Casimiro Curbelo - que ya se la rechazó - y a Bravo de Laguna de Unidos por Gran Canaria, invitándolos al dornajo "nacionalista". A Nueva Canarias le están haciendo guiños desde hace tiempo. En el fondo son lo mismo, un partido de poder pero de otro color. Al fin y al cabo saben que el aspirante califa lo único que quiere es ser volver a ser califa en lugar del califa.  

El herreño Tomás Padrón también salió hace poco en una entrevista dándoselas de estadista de la caja el agua. De vez en cuando el otro "estadista" de andar por casa, es decir, Juan Manuel García (Ramos) salé con alguna machangada simbólica y trivial en los medios (que de lo importante y fundamental mejor no hablamos) radicalizando el discurso amaestrado de CC para ver si rascan algo más en Madrid. El problema es que en Madrid ya saben que los ladridos no son de ningún presa ni de ningún bardino sino de un caniche. 

El último payaso del circo "nacionalista" en salir a los medios de comunicación - y concretamente en el Diario de Avisos, periódico oficial del régimen desde que Don José en el Día se les reviró y se les puso bravo - ha sido el majorero Mario Cabrera. DA titula la entrevista a Don Mario como "o nos unimos, o quizás estemos escribiendo las últimas páginas del nacionalismo canario".

A Don Mario habría que decirle varias cosas. La primera es que, visto lo visto, a lo mejor sería bueno escribir esas últimas páginas de una vez y empezar de nuevo. 

Lo segundo que habría que decirle es que dejen de manipular emocionalmente a la gente. Ustedes no son el "nacionalismo" canario ni tienen la exclusiva de la canariedad. Tan solo son un partido de poder, nada más. El único nacionalismo que tienen es su propio bolsillo. Tras 25 años gobernando este "nacionalismo" presupuestario y gangochero, ¿dónde está la canariedad, donde el progreso, donde la identidad, donde el nivel educativo? ¿Qué han hecho por nuestra cultura, por los yacimientos, por nuestra gente?. Tan solo hace falta escuchar a ATI para darse cuenta de que realmente son nacionalistas, pero nacionalistas españoles y mucho españoles.

Lo tercero que habría que decirle a "Don Mario" es que si el "nacionalismo presupuestario y gangochero" está donde está es por méritos propios y si desaparece lo tiene más que merecido. A diferencia del PNV que alineó sus intereses y sus políticas con los intereses generales del pueblo vasco, los "nacionalistas" canarios tan solo alinearon sus intereses con su propio bolsillo y al mantenimiento de redes clientelares de enchufados y mediocres. A diferencia de los partidos nacionalistas catalanes como ERC, Convergencia-PDeCat que han apostado por una política identitaria fuerte y una construcción nacional inclusiva y con fuertes valores democráticos, ustedes por lo único que han apostado es por el cambalache y el gangocherismo.... y la última prueba de ello lo tenemos en la negativa a reformar el sistema electoral canario.

Tras 25 años de gobierno ininterrumpido ustedes no han sido capaces de crear una conciencia nacional que en lugar de ver siete circunscripciones insulares seamos capaces de ver siete circunscripciones de un mismo país. Por qué lo que les ha permitido hacer sus chanchullos en las islas mayores y las islas menores es el cabildeo y el satánico sistema electoral canario que les ha permitido mantenerse en el poder sin haber ganado unas elecciones o incluso quedando terceros. Es precisamente ese sistema electoral satánico lo que les ha permitido a ustedes gobernar de espaldas al pueblo durante tantos años.

Hemos gastado una millonada en I+D y en educación, ¿dónde están los resultados? Yo te lo digo, en los bolsillos de cuatro. Los puestos de trabajo se los han quedado los de afuera. Mientras los canarios se ven obligados a emigrar no paran de llegar colonos. Se cargaron nuestras cajas de ahorro y nuestras posibilidades con sus chanchullos gangocheros. El único modelo de desarrollo que han sabido montar es la depredación de nuestro suelo y de nuestra gente.  Han vendido Canarias a cachitos - un hotel a los alemanes por aquí, una promoción de viviendas por allá, una licencia del REA por aquí, un parque eólico a los españoles por allá, una carretera a los españoles por aquí, una licencia de hipermercado por allá - enriqueciéndose ustedes y sus amigachos en el proceso, pero el canario de a pie lo único que veía es como lo vendían como ganado mientras les robaban la tierra y las oportunidades delante de las narices. Ustedes han levantado la bandera de Canarias con una mano mientras la saqueaban y la prostituían con la otra, mientras la vendían cachito a cachito.

La payasada del poder político y económico en Canarias bajo el régimen de CC - con la complicidad connivencia y el beneplácito de Madrid, no lo olvidemos nunca - es una tragicomedia, una ópera bufa, corruptelas disfrazadas y descubiertas según convenga, demagogias revestidas de modernidad, discursos tricontinentales ultraperiféricos intergalácticos de quienes no aspiran a otra cosa que a ser el medianero del amo o el master de su mini universo que termina en el mejor de los casos en la punta del muelle o, en el peor, en el límite del municipio.

Se olvidaron de la gente, se olvidaron de los jóvenes, se olvidaron de nuestra cultura, de nuestro medioambiente, de nuestros mayores y de nuestro futuro.  Canarias es un solar con un enorme letrero que pone "se alquila o se vende". Canarias es un desastre gracias a sus 25 años de gobierno ininterumpidos, a sus negocios gangocheros, a sus cambalaches electorales, a sus cabildeos, ... a meternos en la UE, a cargarse nuestras libertades y nuestros fueros con el REF y sus sucesivas reformas que solo benefician a cuatro. De pesca, agricultura o industria, mejor ni hablamos. Hoy Canarias es más colonia que nunca. Nos desglobalizaron, nos convirtieron en una colonia turística y de mercado cautivo y al paso que vamos desapareceremos como pueblo. Si hoy los canarios somos casi minoría en Canarias y estamos prácticamente excluidos socialmente en nuestra propia tierra es gracias a ustedes.

Don Mario Cabrera y demás compaña, si estas son las últimas páginas de ese nacionalismo,  a mí no me da ninguna pena, más bien al contrario. Se lo digo de corazón. Para que pueda surgir lo nuevo lo viejo tiene que morir. Lo que si me da pena es que no hayamos sido capaces de articular una alternativa política a ustedes que sea capaz de ofrecer algo distinto a esta tierra. Eso es lo único que me da pena.

 

Pedro GonzalezPedro M. González Cánovas

A la mayoría de nosotros no nos cansa insistir en algo que solo traerá el bien común. Así de claro lo tenemos, sin necesidad de cambiar los argumentos, sino que -ahora- se exponen repensados y madurados. Son argumentos firmes e irrefutables; aunque, posiblemente, no se presente vestido de un amor patrio folclórico o, ni siquiera, disfrazado de mago romero.

Muchos, consideramos que la no dependencia de territorios externos es necesaria, sobre todo por cuestiones económicas y sostenibles que son mera supervivencia. Eso nos lleva a expresar la importancia de que Canarias se emancipe y ejerza sin demora su soberanía: hoy sesgada por una antigua invasión militar europea.

La soberanía energética, la lucha antimilitarista, la reivindicación cultural y lingüística, la lucha sindical de clase o la político-social, y todos esos nuevos ingredientes aportados en los últimos tiempos a la identidad actual, han mantenido una constante temporal donde -muchas veces- se alternan los mismos activistas. No es agotamiento mortal, pero en algunas personas sí se refleja un cansancio que, si por un lado puede considerarse lógico, es malo transmitir. Con esa actitud no se consiguen acercamientos de simpatizantes ni se estimula el propio entorno ideológico.

Por lo tanto, los relevos son imprescindibles; las personas no deben serlo. Esto choca frontalmente con la excusa de la búsqueda infructuosa de liderazgo, posiblemente, para justificar falta de formación u otras fobias culturales propias de nosotros mismos.

Todo ello, contando con que el espíritu del I Congreso del MLNC debería mantener unida a toda la izquierda independentista, pero sin esquivar un nuevo lastre actual que es una realidad. En relación a esto, con frecuencia me pregunto si, de verdad, quienes hablan del MLNC saben que la Declaración de La Gomera sentó las bases del Movimiento, y que en ésta se decía:

Apostamos por la liberación y la soberanía nacional del archipiélago, es decir, por la independencia política y económica, por el ejercicio de la soberanía popular en el marco de un estado canario independiente de España.

Apostamos por la liberación social, por la soberanía popular entendida como la constitución democrática de un espacio político, económico, social y cultural en el que el pueblo canario pueda luchar por los derechos que no ejerce y ejercer los derechos por los que ha luchado.

Por todo ello, nos situamos dentro del marco político de la izquierda.

Por otro lado, me resulta preocupante que algunos de los asistentes a aquel Congreso, habiendo aceptado sus bases, parezcan haber olvidado una insalvable resolución del MLNC, que aseveraba: Previa conformidad de las organizaciones, la admisión en el MLNC requerirá la aceptación expresa de la Declaración de La Gomera y, con carácter retroactivo, de las decisiones adoptadas en las asambleas y congresos del conjunto del MLNC o de la organización a la que solicita la integración.

Resulta preocupante porque podría calificarse de “alta traición” utilizar su asistencia al I Congreso y renegar de aquel espíritu impulsor de la izquierda independentista; y también agotador, porque es como estar enfermo, con un virus dentro o tener una manzana podrida. Esas luchas internas de desgaste son poco sanas y espacios infértiles en medio de la diversidad de la izquierda independentista.

El MLNC no es una criatura nacida anoche o esta mañana, es un ente creado hace más de quince años y con una forma muy concreta. La falta de imaginación o la poca formación política de algún personaje no lo exime de su responsabilidad, cuando se intenta apropiar de estas siglas. Máxime, cuando se hacen referencias a aquel Congreso y se intenta acaparar la tarima entrando por la puerta de atrás. Porque ese auditorio no ha quedado vacío nunca, desde aquel entonces, sino que cada vez ha habido más gente implicada.

Hay posturas que son más que una falta de respeto y, sin duda, eso pasará factura. Por eso mi empeño en aclarar lo que es el verdadero MLNC y lo que es la mala utilización de estas siglas. Lo segundo hace daño, pero no tiene nada que ver con el relevo generacional que podemos apreciar en los últimos tiempos: el MLNC verdadero sigue vivo y goza de buena salud, le guste a quién le guste.

Pedro M. González Cánovas,

de Alternativa Nacionalista Canaria – ANC

 

Fco Javier Gonzalez Perez 4.2018Francisco Javier González

 La sentencia de la Audiencia Nacional sobre la  época(1999-2005) del tan cacareado Caso Gürtel, dictando 351 años de prisión para 29 acusados, todos políticos del PP o sus cómplices, sus allegados y un par de “asesores” usados para el blanqueo, deja abierta además la posibilidad de que, en su próxima fase, esta condena se extienda a los perceptores gubernamentales de jugosos sobresueldos, incluyendo al supuestamente “misterioso” M. Rajoy premiado con UN MILLÓN SEISCIENTOS MIL EUROS, al aceptar la realidad de esa referencia y la existencia de la Caja B del PP, poniendo además en duda la fiabilidad del presidente español Mariano Rajoy, que podemos lícitamente suponer se trate del mismo que el M. Rajoy de los papeles de Bárcenas.

Son ya casi un millar los cargos -electos o nominados- del PP imputados, sometidos a procesos y/o encarcelados por condenas en firme. Eso no se ha parado y la cuenta va en aumento día a día. La putrefacción viene de atrás. De los 14 ministros que formaron el gobierno “redentor y regenerador” de Aznar  hace tres lustros, con la última detención, la de de Zaplana, suman ya 12 los imputados, condenados o perceptores declarados de los “sobresueldos” que refleja la contabilidad de Bárcenas y que la Audiencia Nacional valida como probada. Probablemente la palma se la lleve el que, para M.Rajoy fuera  el “mejor ministro de Economía que ha tenido España” que fue tan generoso consigo mismo y sus tarjetas black que, según informó la prensa, en un solo día logró gastarse 1.000 € en una zapatería y 3.547 en bebidas alcohólicas, aparte de retirar 17 veces en metálico efectivos de 1.000 € cada vez. Tras este berringallo del Rodrigo Rato, vienen otros ministros de los que la RAE define como “caballeros de industria”, como Federico Trillo, Miguel Arias Cañete, Pilar del Castillo, Ana Palacio, Cristóbal Montoro, Ángel Acebes, Francisco Álvarez Cascos, Jaume Matas y Javier Arenas que se han lucrado de sobresueldos que, aunque sustanciosos, parecen quedar lejos de los 782.695 que –presuntamente según la Contabilidad B- ha percibido por el mismo concepto el propio José María Aznar.

El PP, por mor de la construcción de su sede capitalina española y del aporte ilegal a sus campañas electorales, se ha constituido por de(méritos) propios en el partido más corrupto y abyecto de la historia española moderna . La percepción ciudadana de ese inmenso lodazal y la creciente pérdida de la más mínima confianza en la honorabilidad de sus gobernantes no podía ser tapada solo con llamadas a la “unidad patria”, a la bandera y al himno “martasanchezco” ni con la aplicación del “ventilador” para esparcir la porquería y que salpique a diestro y siniestro con el “y tú más”, ni con los manidos recursos retóricos de un presidente carente de credibilidad. No cabe más basura en esa bolsa y tenía que reventar.

Con los soportes prestados por los apoyos vergonzantes de CC y NC, vendidos por un plato de lentejas en forma de rebajas para desplazarse a la metrópoli, o del PNV, que se tragó sus convicciones por una chequera más substanciosa y por el miedo al ascenso en Euzkadi de los guirres carroñeros de C’s a la búsqueda del voto de una derecha harta de engaños y trapacerías del moribundo PP, el presidente Rajoy tenía ante sí el campo abierto para cumplir lo que le quedaba de legislatura y tratar, en el interín, de urdir alguna nueva trama que alejara a la competencia de C’s que le echaba el aliento en el cogote. Se entraba en una especie de limbo preelectoral.

Moral y éticamente no se podía dejar que se mantuviera tan aberrante situación de un estado con sus élites políticas corruptas. Desde Podemos, envueltos también en trifulcas internas y sin número de diputados suficientes, no había manera de frenar esa deriva. Únicamente cabía que el PSOE presentara una Moción de Censura profiláctica, que contaba seguro con Podemos  y que hiciera entender al resto de partidos no comprometidos con el cáncer de la corrupción, la necesidad de la amputación quirúrgica del tumor que representa el PP para la sociedad de todo el Estado, colonias incluidas y así ha sucedido, a pesar de las reticencias de los sectores más reaccionarios de su propio partido.

Como era de esperar toda la plana mayor pepera ha puesto el grito en el cielo. El señor Sánchez pasó, en un instante, de ser un “patriota modelo” que apoyaba al gobierno en el 155 catalán y sus contubernios judiciales, a ser un cómplice de los “desvertebradores de España” (como si esa España hubiera alguna vez estado vertebrada), que van desde los  etarras redivivos a los fugados y proscritos catalanes. Además acusan a la moción de “irresponsable” por poner en grave riesgo la economía y supuesta prosperidad española. Eso es normal y lógico.

Que los guirres carroñeros de C’s aprovechen la ocasión para reducir aún más, cara a un previsible inmediato futuro electoral, a la ya mermada capacidad de atracción de un PP en franca descomposición mantenido solo por el ejercicio “lucrativo” del poder es normal y coherente con su estrategia.

Que el PNV, al fin y al cabo otra derecha, mirando también de reojo la competencia de los estatalitas C’s, se remita a esperar lo que se plantee para decidir su posición, tiene también su lógica y, por motivos evidentes, cabe esperar el empujoncito catalán al derrumbe de M. Rajoy.

Incluso se explica el apoyo a la moción de los criollos de Nueva Canarias por su compromiso electoral de alianza con el PSOE, no siempre cumplido, pero ¿Cómo justificar la postura adoptada en esta colonia, expresada por su diputada Ana Oramas y por uno de los máximos responsables de la supuestamente “nacionalista” Coalición Canaria, su portavoz José Miguel Barragán? Han establecido para la nacionalera Coalición una línea roja -ellos de “rojos” ni en pintura- que establece que si la Moción de Censura se apoya en Podemos o en los partidos independentistas, CC, la que quiere asumir fraudulentamente la bandera tricolor con siete estrellas verdes, apoyará la continuidad de M. Rajoy votando en contra de la moción. Tome nota el verdadero nacionalismo canario y el grupo de independentistas que aún apoyan a esa Coalición Canaria (“Canalla” decía mi amigo Vitito León).

Creo que la Moción de Censura no saldrá adelante dado que la feroz competencia por el voto inmediato de todos ellos lo imposibilita, pero de todas formas, M. Rajoy es ya un cadáver político, un zombi de esos de moda en las teleseries gringas que, muertos y todo, siguen caminando y devorando ciegamente a los vivos que agarran a su paso. Sánchez ha salvado la honorabilidad de aquellos que, aun conociendo la realidad, no van a apoyar el derribo del presidente de este gobierno maloliente, pero su gesto hace inviable la permanencia del mismo en una poltrona a la que le han salido picos urticantes.

Y todo ello va a ser televisado. Veremos inverosímiles, pero muy rotundas, declaraciones por parte de unos alegantines de variado pelaje que tratarán de convencernos de que todos y cada uno tienen la solución al desastre de estado que han construido.

 

Francisco Javier González

Chema Tante 1Chema Tante

Si algo se les puede reconocer, a esta insalla codiciosa que se hace llamar Coalición Canaria, es que no se esconden. No hay disimulo que les valga, en su incansable persecución del lucro, en su impenitente utilización de la política para el beneficio particular. Por eso la organización CC, siglas que todo el mundo sabe que se corresponden más con Corrupción Canalla, está siempre obsesionada por el abombamiento de los presupuestos. Porque, cuanto más presupuesto haya, más oportunidades habrá de adjudicar y de rebañar para el bolsillo. Por eso, luego los gobiernos de la Corrupción Canalla, como este del genuflexo Clavijo, no son capaces de gestionar todas las cuentas públicas, porque solamente se ocupan de las partidas en las que haya algo que rascar. 

Por eso a la Corrupción Canalla le ha aterrado esta noticia de una moción que puede poner en peligro la aprobación de unos presupuestos sobre los que ya había echado las cuentas de la lechera.

No pasó ni un segundo desde que se conoció el registro de la Moción de Censura, para que saltara Ana la madrileña, (en Madrid vive y reside la oroda Oramas) largando por su meliflua voz eso de que "con Bildu y Podemos, ni hablar". En cambio,  la pobre Guadalupe González Taño tardó algo más. Hay que comprenderlo, no todo el mundo goza de la misma agilidad mental. Pero, aunque algo más tarde, Taño demuestra haberse aplicado en la memorización del argumentario de la Corrupción Canalla, calcado, por cierto del perpetrado por el partido mal llamado popular. 

Lo que suelta Taño, al dictado de Oramas, que puede escucharse o leerse en la página de la SER, es la anticipación del guineo que nos espera, mascullado por toda la cachanchanada corrupcionera canalla, para explicar que no apoyarán la moción de censura contra Rajoy. Bueno fuera, que nadie espere que este gentuallo rompa lo que piensa que es su cuerno de la fortuna.

Y eso, sin olvidar tampoco el chirrido mental que produce escuchar a una gentilla que se hace llamar "nacionalistas" pero que proclama que "jamás compartirá objetivos" con otras fuerzas nacionalistas. Una gentilla nacionalista, sí; pero nacionalista española, oligarca, nada canaria. Lo que no sabe, la chusma corrupcionera canalla es son las fuerzas que de verdad merecen llamarse nacionalistas las que no quieren ir con ella a ninguna parte. Váyanse por ahí.

Quim TorraQuim Torra 

El exilio y los principios que hemos compartido y queremos compartir

Ya lo puede decir, señor Pedro Sánchez, que somos dueños de nuestro silencio. Un silencio que, cuando viene de una formación como la suya, forjada en la lucha contra la tiranía, sabe peor todavía.

En un escrito en su blog, usted hace referencia a unos textos míos que no acaba de citar y que me temo que no ha leído. Si tuviera tiempo de hacerlo —enteros, eso sí—, estoy seguro de que descubriría que algunos de sus asesores le están haciendo una mala pasada y le podrían hacer quedar mal.

En los últimos años que he dedicado a la investigación histórica y periodística de un período bien apasionante y, a la vez, dramático de nuestro pasado reciente, el descubrimiento y seguimiento de las trazas de los militantes socialistas que enfilaban el camino del exilio por la llegada del fascismo ha sido constante. Un camino que los socialistas recorrieron conjuntamente con los partidos catalanistas aquel 1939, pronto hará ochenta años.

Todos ellos eran luchadores por la libertad, la justicia y la república. El PSOE y los partidos catalanistas defendieron conjuntamente la autodeterminación de los pueblos como un derecho político fundamental. Entonces, la solidaridad antifascista y republicana hermanó políticos españoles con los catalanes. Ciertamente, el paso fronterizo de los Pirineos no era tan sólo un accidente geográfico entonces ni lo ha sido nunca más.

Cuarenta años de dictadura siguieron aquel exilio de los republicanos españoles y los catalanes. Fue una dictadura feroz. El PSOE, señor Sánchez, cerró ese periodo de lucha y supervivencia con una convicción que fue aprobada en el congreso de Suresnes, en 1974, y ampliada o sostenida hasta tres años después. Era la defensa clara y contundente del derecho de autodeterminación de los pueblos de España. La gente de su partido lo escribió así: “La definitiva solución del problema de las nacionalidades que integran el Estado español pasa indefectiblemente por el Reconocimiento del derecho de autodeterminación de las mismas, que conlleva la facultad de que cada nacionalidad pueda determinar libremente las relaciones que va a mantener con el resto de pueblos que integran el Estado español”.

Ya decía usted que todos somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras. Celebro que quiera recordar este pasado de lucha colectiva contra el fascismo en Catalunya, en España y en Europa. Y sólo le pido que lo recordemos entero. Que observemos juntos qué ha provocado que todos esos principios democráticos —autodeterminación, republicanismo, respeto por las culturas y las lenguas— se hayan disuelto con el tiempo como un terrón de azúcar. ¿Qué pasó aquellos años complicados y confusos de una transición con las cortinas oscuras y poca luz? ¿Qué hizo que se dejara perder la oportunidad de enterrar las visiones más reaccionarias de España y, por contra, se les diera aire para continuar despiertas hasta hoy?

Juntos vivimos el exilio republicano por el franquismo y juntos defendimos la autodeterminación de los pueblos. Ahora nos ha tocado desfilar hacia el exilio y la cárcel, pero sin su compañía, señor Sánchez. ¿Dónde están hoy los republicanos españoles? Nosotros persistimos en este antiguo y bello compromiso por la libertad, la democracia y, en definitiva, la república. Ustedes están ahora junto a quienes lo quieren impedir todo de cualquier forma y sin ningún escrúpulo. Si me permite hablarle sinceramente, les echamos de menos.

Señor Sánchez, los políticos que han tenido que marcharse al exilio, como el president legítimo Carles Puigdemont, no se han fugado de la justicia. Todo lo contrario, la han ido a encontrar en Europa. Usted habla de una Catalunya cosmopolita y abierta al mundo. Es exactamente esa Catalunya la que simbolizan mejor que nadie el president Puigdemont, los consejeros Toni Comín y Lluís Puig, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, la ex-diputada de la CUP, Anna Gabriel, y las ex-consejeras Meritxell Serret y Clara Ponsatí. Están en Bruselas, en Berlín, en Suiza y en Escocia, como ciudadanos europeos, a disposición de la justicia de estos países. Y ahora se les ha añadido un músico. Un cantante de rap que la justicia española quería encarcelar por la letra de una canción. ¿ Es que no veis a qué extremo se ha llegado? ¿Hasta cuándo vais a callar?

Los exiliados se han ido precisamente por la misma persecución política que mantiene en prisión al vicepresident Oriol Junqueras, la presidenta Carme Forcadell, los consejeros Jordi Turull y Josep Rull, los ex-consejeros Joaquim Forn, Dolors Bassa y Raül Romeva, y dos dirigentes de entidades democráticas y pacíficas como Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, actualmente diputado del parlamento. Se lo recuerdo por si ha perdido la noción de la magnitud de esa persecución política. Todas estas personas estarían ahora en la calle si las juzgara el tribunal de cualquier país de Europa. El ejemplo lo tenemos en Bélgica, Alemania, Suiza y Reino Unido. Fíjese: están en libertad en todas partes menos en España. ¿Quién es el que está equivocado aquí?

Dice usted que nombrar dos consejeros que viven en libertad en la UE después de haberse sometido a los tribunales belgas y dos consejeros presos en Estremera que tienen todos los derechos para ser nombrados intactos, es una provocación y una degradación institucional. Le puedo asegurar que la presencia de Turull, Rull, Comín y Puig en nuestro gobierno es un honor y un acto de dignidad. Dice usted también que Catalunya merece un gobierno capaz de devolver la “normalidad perdida”. Déjeme que le recuerde que la normalidad no la perdimos. Nos la destrozaron ustedes utilizando el artículo 155 de una forma que no cabe dentro de la Constitución que tanto dicen defender. La normalidad fue alterada el 1 de octubre cuando el gobierno de España mandó a cientos de agentes a zurrar a los ciudadanos que sólo querían poner un papel en una urna. Y luego suspendieron la normalidad con un golpe a la democracia.

Insisto en que, a pesar de todo ello, estoy a su disposición para hablar y dialogar. Son palabras que su partido ha defendido históricamente y recientemente. Lo hizo precisamente para encontrar una solución con aquellos que sí habían usado la violencia con fines políticos. Quiero reconocer ahora aquí aquella valentía. Pero déjeme que esté sorprendido si aquella apuesta por el diálogo por encima de todo —una apuesta tan necesaria para la democracia— ahora no es posible con usted. Le invito a recuperar el hilo de esta historia que ahora comentábamos y nos ayude a defender los derechos civiles y políticos de todos los españoles y catalanes. No tenga ninguna duda, señor Sánchez, que en la lucha por los derechos y libertades de todos los ciudadanos españoles y catalanes estaremos a su lado.

Tengo la sensación, señor Sánchez, de que usted quisiera que estuviéramos de acuerdo —o que le diera la razón— antes de sentarse a hablar. Y es evidente que tenemos miradas muy diferentes sobre el conflicto político que viven nuestros pueblos. El diálogo es imprescindible desde el respeto. No debemos tener miedo a hablar. Decía Nelson Mandela -que de eso sabía más que nadie- que “liberarse no es sólo romper las cadenas de uno mismo, sino vivir de una manera que respete y favorezca la libertad de los demás”. ¿Empezamos?

President de la Generalitat de Catalunya *

 

Meri Pita 2

MERI PITA 

"Ni barriendo para casa se mejora nuestra tierra,// ni 'peliando' como perros por un cachito de pan". (Isa de todos. Braulio)

 

Nuestra tierra, como dice la isa de Braulio, es de todas. Ni hubo ni habrá nunca quien pueda arrogarse el mérito de representar sus intereses en exclusiva. Somos un pueblo marinero hermanado por nuestra diversidad. Un mojo social y cultural -si se prefiere- cuyos ingredientes persiguen un mismo anhelo: la construcción de un futuro de progreso y prosperidad para la mayoría.

Es posible que por eso haya crecido demoscópicamente, sobre todo en los últimos años, el número de paisanas y de paisanos que siente vergüenza -de la propia y de la ajena- al escuchar el discurso repetitivo y cargante de quienes se han creído que las Islas le pertenecen. Se trata de un hecho constatado estadísticamente. La gente de Canarias cada vez tarda menos en cambiar de radio, cliquear sobre la equis o apagar la televisión cuando escucha el sirinoque fingido con que algunos de nuestros cargos públicos hacen referencia al Archipiélago. Especialmente cuando hablamos de las cuentas del Estado, que, como cada año, muerden muchísimo menos de lo que ladran.

Ana Oramas, sin ir más lejos, convertida en una auténtica reina del melodrama, aseguraba en sede parlamentaria esta semana que si no fuera por los falsos nacionalistas no habría siquiera Presupuestos Generales. Y enunciaba como compensación al salvavidas que ha vuelto a lanzarle al Partido Popular para evitar que se ahogue en su propio mar de corrupción y autoritarismo una subida tramposa de las pensiones y un descuento de residentes que continuará sin poner coto al precio exorbitado de los billetes entre Canarias y el resto del Estado, además de continuar subvencionando los viajes en primera clase.

El final intrigante a esta pésima película de sobremesa lo puso el margullo generalizado que recorrió el hemiciclo cuando se atrevió a asegurar que el aumento de recursos que la mayoría de la Cámara ha decidido destinar a la lucha contra la violencia de género también era mérito suyo. No exagero si les digo que solo le faltó despedirse entonando aquello de "no llores por mí, La Laguna?"

De lo que no se acordó la líder metropolitana de ATI fue del millón de canarios y canarias que están en riesgo de pobreza y exclusión social. Ni ella ni tampoco la formación siamesa que gobierna al otro lado del Volcán de Enmedio. Me refiero a Nueva Canarias y a un Pedro Quevedo que, esta vez sin errores, ha optado por apoyar una ley presupuestaria tan progresista que destinará 42 millones al empleo en las Islas frente a los más de 300 que se llevarán las compañías aéreas, y que inyecta en carreteras otros 200 kilos mientras para luchar contra la pobreza solo destina seis.

Afortunadamente, es un hecho objetivo que, como pueblo, estamos abriendo los ojos a la misma velocidad a la que algunos políticos se les ha caído la sombrera. Por eso nos duelen cada día más las mentiras que amplifican determinados medios de comunicación, empeñados en instalar un mensaje totalmente incierto: la bondad de estos presupuestos para las Islas. Y yo me pregunto ¿bondad para quién? ¿Para la oligarquía que las gobierna tras perder unas elecciones tras otras? ¿Para quienes venden sus principios y a nuestra gente a cambio de un titular?

Pues no, aunque para los grandes fortunas y la pléyade de politicastros a su servicio, estas cuentas sean de lo más generosas? se les olvidan dos cosas. La primera, que la mayoría social del Archipiélago, la que mira con lupa lo que se gasta en gasolina y tiene que ahorrar mucho para poder viajar a la Península, suma los votos necesarios para condenarlos a la irrelevancia. Y, la segunda y más importante cuestión, por mucho que se empeñen, Canarias no es suya.

 

 
 Europa