Foto Chema Hernandez Aguiar 1

Chema Hdez. Aguiar

Suena el teléfono en la sede de Hezbolá, se escucha:

-Oiga, ¿es el enemigo? soy el Presidente Clavijo, que ando por aquí de buen rollito y se me ocurrió que, de paso, podíamos paliquear  con los israelitas, también con los iraníes o algo así y darle carpetazo a los problemillas entre ustedes.

– Disculpe. ¿Con quién hablo?

– Soy Fernando, el Clavijo,  que me ha pedido Rajoy que le haga este mandado, me ha pasado este muerto, a ver si me llevo a los chicos para casa, vamos, a los reclutas.

– ¿Pero qué dice?

-Vamos a ver, si yo de esto sé, yo mismo estoy gobernando en minoría y fracciones miles. Todo tiene solución. A ver cuénteme el problema que pongo a mi ministro de defensa Barragán a resolverlo y si no le mando a Anita y mano de santa. Y no se preocupe, yo, como si hablara con Rajoy.

Oiga, y si cree que deben venir los rusos también. Vamos que matamos un cochinillo negro y verá usted que se resuelve.

En serio…

Tras unos días fuera del país, repasando hoy la prensa de la semana pasada, debo de reconocer que la mejoría a peor, ya no sé si se trata de una cámara oculta o si es un casting de absurdos, pero es que no sabes por donde empezar a meterle mano a la realidad de la colonia, desde microalgas que no son algas, para no ser excremento, que dichas no proceden de los mismos pero que si hay excrementos pero que todo está controlado y a no alarmar que sólo es mierda, a lo del turismo que va genial pero que los canarios ni olerlo, vamos que la cuchipanda para unos pocos, hasta la anunciada visita de Fernando, que no está muy Católico, al Líbano.

Empecemos por el patriota español Fernando, el que no está católico, y que decide visitar a las tropas de las españas en el Líbano.

En primer lugar qué hace un canario visitando tropas extranjeras, aunque el batallón se llamase  Vacaguaré. Es que han perdido el tino. En cualquier caso, será España la que deba encargarse de las mismas y es su ejército y  su responsabilidad.

Sin embargo es propio de los conversos ser los más de todos, los más españoles, los más europeos, los más unionistas, los más neoliberales y el castigo de herejes de cualquiera que ose amenazar a las españas.

En segundo lugar, qué sabe este individuo de la situación de Líbano que resume en un solo territorio todos los conflictos que se viven en Oriente Medio y que congrega a todos los actores: Rusia, Irán, EEUU, Palestina, Israel, Francia, múltiples grupos islamitas.

En tercer lugar, qué nivel de credibilidad tienen las misiones de la ONU, con escándalos desde la antigua Yugoslavia, Libano  República Centroafricana y República Democrática del Congo, entre otros, y con países y ministros de defensas cesados o dimitidos como Holanda o Japón.

Pero lo más relevante, durante la última década la estrategia de EEUU, apoyada por Francia y Reino Unido se ha basado en fracturar y desestabilizar cualquier Estado que no puedan controlar y tenga interés estratégico.

La presencia española sólo muestra que participa de esa estrategia como peón de la misma, consolidando la fragmentación de esos Estados.

La visita de Fernando, el no católico, es, una vez más, parte de su marketing político, al mismo tiempo que reafirma su tremenda y apasionada españolidad, contentando a la metrópoli, en estas semanas en las que su unidad territorial está en cuestión o a punto de fenecer el 1 de octubre.

EN África, a catorce de agosto del año del Kaos

Pedro J. BrissonPedro J. Brissón

Si Antonio Cubillo estuviera hoy físicamente entre nosotros, cumpliría 87 años, ya que nació un tres de julio, pero del año 1930. Y la verdad, es que sigo prefiriendo celebrar su natalicio que recordar la fecha de su desaparición física.

Aprovechando esta circunstancia, acelero las manecillas del reloj girándolas hacia la izquierda, y voy pasando las horas y los años hasta llegar a 1964, entre los días cinco y diez de octubre. En este intervalo de tiempo se celebra la II Conferencia Cumbre del MPNA (Movimiento de Países no Alineados), en el Cairo – Egipto.

Antonio Cubillo asiste a esta cumbre, pero como representante del (MAC) Movimiento Autonomista Canario, creado en los inicios de los años sesenta como repuesta a la lucha antifranquista.

Pero la importancia de esta conferencia radica en el trabajo diplomático realizado por Cubillo, para que por vez primera, y por mediación de Sekou Touré (Guinea Conakry), -al que consigue convencer personalmente-, declare ante los jefes de estado de cuarenta y siete países miembros de pleno derecho, diez observadores y unos treinta representantes de comités de liberación de países que aún no habían conseguido su independencia; “que había que ayudar a la liberación de las islas Canarias, y a sus justas reivindicaciones, ya que son una colonia española en África”.

Sekou Touré también nombró entre otros países a Guinea Bissau, Angola y Mozambique como territorios africanos a descolonizar. Este éxito diplomático será celebrado esa noche por cuatro jóvenes revolucionarios, que después de muchas conversas y algunos tragos justificados por la celebración, regresaran al hotel ya casi de amanecida. En este histórico y feliz encuentro con Antonio Cubillo, se encontraba Amílcar Cabral (PAIGC), líder de la lucha por la liberación de Guinea Bissau y Cabo Verde, Eduardo Mondlane (Frelimo), líder de la lucha anticolonial de Mozambique y Agostinho Neto (MPLA) líder angolano que consiguió ver la liberación de su país y que incluso llegó a ser su presidente.

Amílcar Cabral será el que le de los consejos para cambiar el nombre y constituirse en movimiento de liberación y crear una bandera que simbolizara la lucha, todos corroboran que es la mejor forma de obtener ayuda de la O.U.A. (Organización de la Unidad Africana).

El veintidós de octubre de ese mismo año de 1964 se crea el MPAIAC, (Movimiento por la Autodeterminación y la Independencia del Archipiélago Canario), y su bandera tricolor con las siete estrellas verdes. Como vemos, hubo una gran influencia de esa noche, en la que Cubillo y sus compañeros pasaron al siguiente nivel. Con el paso de los años, concretamente en 1969, Eduardo Mondlane, Presidente del Frente de Liberación de Mozambique, recibe un libro bomba de una facción portuguesa de los Gladio. Su muerte no acaba con el ideal de lucha, y Mozambique logra la independencia el veinticinco de junio de 1975.

El siguiente en recibir una muerte a tiros, es el Secretario General del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde, Amílcar Cabral, el veinte de enero de 1973, al igual que pasó con Mondlane, su ideal y su lucha son seguidos por sus camaradas y consiguen la independencia plena de Guinea Bissau, el diez de septiembre de 1974 y la del Archipiélago de Cabo Verde, el cinco de julio de 1975.

Agostinho Neto, Presidente del Movimiento Popular de Liberación de Angola, será proclamado como primer Presidente de Angola el diez de noviembre de 1975, y oficialmente, Portugal, al día siguiente de su nombramiento accederá a su independencia. Neto, morirá de una grave enfermedad el diez de septiembre de 1979, siendo el único de los cuatro amigos que verá la independencia de su nación.

Tanto Cabral, Mondlane y Neto, están considerados por la historia como héroes en sus respectivos países, ya liberados y con soberanía. Todos ellos fueron acusados de terroristas por el Gobierno portugués de Salazar. Y muchos ciudadanos de esos países antes de la liberación decían ser: angolanos y portugueses, caboverdianos y portugueses, guineanos y portugueses, mozambiqueños y portugueses, ya nadie dice eso, y cuentan con orgullo como se liberaron del colonialismo. Con la liberación murió la contradicción.

No sé si la historia que escriba el pueblo canario en un futuro, pondrá en el lugar que corresponde al líder histórico Antonio Cubillo y a su movimiento de liberación, no todo lo que hizo e hicieron su grupo de luchadores fue del todo acertado, pero todo lo que hizo e hicieron, con sus errores y aciertos, fue para conseguir la independencia y buscar un mejor futuro para Canarias, sin el tutelaje y la sombra de otra nación; aunque también es cierto, que el pueblo canario no ha escrito aún su historia desde la igualdad y la libertad, sin ser gobernados, dirigidos y coartados por el Estado Español

Al tiempo. 

Jorge Dorta 2Jorge Dorta

 

Canarias no es un paraíso fiscal como la prensa ha estado declarando últimamente, es algo mucho peor. Un paraíso fiscal es un lugar donde se pagan pocos impuestos por el beneficio obtenido fuera del país. Esto permite atraer a grandes corporaciones e instituciones financieras que establecen en ellos centros regionales o generan productos financieros para luego ser distribuidos (y tributar) en diferentes jurisdicciones. 

Esto no pasa en Canarias. Cuando Microsoft vino a establecer aquí su cuartel general para África salió corriendo al ver lo que había y decidió instalarse en Ghana, Además aquí las actividades financieras y de seguros están prohibidas, no entran en el REF ni en los incentivos fiscales. Las actividades financieras y de seguros son servicios puros, que prácticamente no consumen suelo, generan alto valor añadido y crean muchos puestos de trabajo de calidad, tanto directos como indirectos. Esto es algo que ya publiqué en mi libro ‘Canarias con Futuro’ del 2010. Desde entonces muchos economistas han manifestado que Canarias tendría entidad suficiente para desarrollar un potente sector financiero, entre ellos economistas españoles como Gay de LiebanaBernardo de Quirós o Salvador Lacalle director de Inversiones de ‘Tressis’. 

Pero curiosamente si que se dan incentivos fiscales al turismo, cuando somos una verdadera potencia internacional en turismo con unos 15 millones de visitantes al año. Tenemos el record mundial de turismo por habitante, tenemos más turistas por habitante que Francia. Es decir, no hace falta dar incentivos fiscales a nadie para que invierta en turismo en Canarias, es una inversión y un negocio que se justifica solo pero se los damos. Es que ni siquiera hemos puesto el céntimo o el euro turístico para compensar el desastre ecológico y los costes de limpieza de playas, que nos causa. Es decir actuamos como Robin Hood pero al revés, le robamos al pobre para dárselo al rico.

Los ‘paraísos fiscales’ también son centros donde se organiza el comercio electrónico a nivel internacional, pero amigos míos en Canarias con las aduanas que tenemos hacer una compra electrónica por Internet puede suponer un autentico calvario y terminar pagando más en aduanas que por el propio productos. Cosas de ser ultraperifericalifragilisticos, en aduanas la ley del embudo la parte ancha para Europa y la estrecha para nosotros. Cosas de perder los Puertos Francos y las libertades comerciales de nuestros fueros históricos.

Los paraísos fiscales serios, y usamos el termino en su acepción popular y no en su acepción técnica, como Singapur o Suiza, se caracterizan por la transparencia, la seguridad jurídica y la gobernanza, todo lo contrario que Canarias. Aquí aquello de la santidad de los contratos debe ser rezarle a la Virgen para que la otra parte cumpla y no tengas que llevarla a juicio.

También son centros donde se articula el comercio marítimo internacional, todo lo contrario que en Canarias en donde hacemos todo lo posible por cargárnoslo. Entre otras cosas porque convertir a unas islas en un mercado cautivo - como se hizo con las colonias americanas bajo el sistema de comercio de flotas, como se hizo con Cuba en el siglo XIX, como se hizo con Puerto Rico y su ley de cabotaje o como se hace en Canarias con el REF y demás machangadas - significa controlar el comercio marítimo y terrestre y eliminar las libertades comerciales. 

También son lugares en donde en lugar de robar patentes como en Canarias, se protege la propiedad intelectual. Yo entiendo que para el empresario canario eso de propiedad intelectual sea un concepto difícil de pillar cuando se tiene un ladrillo por cerebro y el concepto de innovación es ver como esquivo la ley para recalificar suelo - algo que Clavijo ahora lo quiere poner fácil - pero en le resto del mundo es un concepto que se entiende.

En Canarias no es que se paguen pocos impuestos por el beneficio obtenido fuera como en todos los paraísos fiscales, es que se pagan pocos impuestos por el beneficio obtenido dentro... para que después digan que en Canarias no se innova. Se innova y mucho en como estafar al ciudadano y en como crear redes clientelares y chiringuitos extractivos para exprimir al contribuyente y al consumidor.

Que Clavijo vaya vendiendo por ahí los bajos sueldos de los canarios o las bonificaciones fiscales, no es que esté vendiendo un paraíso fiscal, lo que está vendiendo es un régimen de privilegios y extracción de rentas otorgados a golpe de Boletín Oficial, un régimen de explotación de la mano de obra, un régimen de explotación del consumidor y el contribuyente, un régimen extractivo de captura y extracción de rentas, Al fin y al cabo el colonialismo no es más que un caso particular y particularmente nocivo y pernicioso de régimen extractivo o sociedad cerrada.

Canarias no es un paraíso fiscal, es algo mucho peor...

Wladimiro Rodriguez 2

Wladimiro Rguez. Brito

 

Estos días se ha abierto un debate político sobre las declaraciones de Pedro Sánchez y supuestos cambios en la economía española. Aunque Canadá significa el 0,25 del PIB en el comercio con España, aquí y ahora las importaciones han estrangulado una parte significativa de la economía... Así, las importaciones de productos cárnicos y lácteos sin arancel han creado serios problemas a los ganaderos y de manera colateral al medio rural, al poblamiento y, por supuesto, a la seguridad de nuestros pueblos (campos cubiertos de pastos y maleza -una vaca come entre 30 y 50 kilos y una cabra en torno a los 8 o 10 kilos-).

Vacunos: las importaciones de productos cárnicos significan solo en vacuno más de cien mil reses al año. Si relacionamos los pastos que demanda cada vacuno, significa entre 15 y 20 tm3. Podemos leer el impacto en la piel del territorio: no digamos las tres o cuatro toneladas que demanda una cabra al año, tema básico en la limpieza de nuestro campos, lo cual supone la creación de puestos de trabajo y menor dependencia del exterior, generando también seguridad en los caseríos y menor peligro para nuestros montes.

De las chaureras a los helicópteros .- En la toponimia de Tenerife está el barranco de la Chaurera (según parece, era la que distribuía los pastos entre guanches). El barranco está situado al borde de las lavas del Teide -Pico Viejo-; hacia el naciente están las tierras sin apenas piedras, lo que ahora llamamos tierras de pan de sembrar (Tierras de Mesa en Icod de los Trigos) y hacia el poniente los malpaíses donde dominaba la zona de pasta.

Ahora nos hablan de cambio climático, de peligro de incendios, de problemas con el agua... Olvidamos una cultura que gestionó el territorio en la que el pasto era para el ganado; ahora es combustible para el fuego, con el consiguiente riesgo para la población.

Nos decía D. Benito Fraga, guarda forestal de los años cincuenta, cómo entraban en Las Cañadas desde Los Realejos (Casa del Queso) más de 5.000 cabras en los veranos o cómo funcionó una era en Boca Tauce, próxima a la casa de D. Juan Évora...

El hambre no es buen aliado del medio ambiente..., pero ahora hemos olvidado otra lectura: la que hacía el veterinario de la Isla Baja D. Pedro López Sumer, o la que hacía D. Domingo Romero sobre el Valle del Palmar o D. Antonio Mesa (marchante).

D. Pedro daba solo para la Isla Baja 4.600 vacas de raza basta; el señor Romero y Antonio Mesa situaban en el Valle del Palmar más de 1.000 vacas, que eran complementarias de la agricultura y que demandaban no solo pasto, sino cama y, en consecuencia, retiraban la pinocha de los montes... Qué decir de los campos sembrados, con cultivos, con rotación, bien a dos o tres hojas... Cereal, legumbres, manchón, papas...

Ahora aquí tenemos barreras a las labores por supuesta protección ambiental. Pero lo más grave son las importaciones sin arancel, alegando el abaratamiento de la cesta de la compra, y lo peor es que en los pueblos predominen las grandes superficies con productos importados. Por no tener, no tenemos ni gangocheros, papas a 0,40/kilo o las vendemos sin precio para el agricultor, agravada la situación por la polilla guatemalteca.

La lucha contra el fuego no la resolvemos con medios solo mecánicos, necesitamos estímulos para labrar y cultivar el campo; los temas ambientales no pueden estar separados de los agrarios y los sociales. El pastoreo, la actividad agraria y ganadera puede y debe tener estímulos sociales y económicos, con precios mínimos garantizados y con freno a las importaciones. El supuesto (CETA) para Canarias puede ser una herramienta básica y necesaria para esta tierra. Hay que penalizar las tierras de cultivo sin surcos, sin campesinos, creando estímulos para que rompan con la alergia al sacho. Necesitamos otras lecturas del campo, que dignifique tanto en lo económico como en lo social el trabajo y la defensa de lo rural, lo nuestro...

Las importaciones han de contar con los productores en una sociedad más solidaria, en la que la chaurera de ahora debe controlar las importaciones, pero también estimulando a los que hacen surcos aquí y ahora.

ReneRené Behoteguy Chávez

Pase lo que pase de ahora en adelante, el legado de Hugo Chávez  y la Revolución Bolivariana es fundamental para la historia no solamente de Latinoamérica sino del mundo. Porque cuando en 1999 se da el primer triunfo electoral de Chávez y este se convierte, al margen del resistente pueblo cubano, en el primer gobierno antineoliberal y antiimperialista de Latinoamérica posterior a la caída del muro de Berlin, hace, en los hechos, trizas el paradigma planteado por el filósofo Francis Fukuyama e implantado en el mundo entero a partir del llamado “consenso de Washington” de que la historia había acabado y que no era siquiera imaginable un destino distinto al predominio de la economía capitalista de libre mercado, combinada con una simulacro de democracia liberal puramente representativa controlada también desde los mercados. A partir de allí, la primera década del siglo XXI va a estar signada en América Latina por la emergencia de movimientos sociales y gobiernos de izquierda y que además de cambios sociales a favor de las mayorías sociales van a generar un proceso de integración regional inédito y que va a abrir una importante brecha al control histórico del imperialismo norteamericano sobre los países latinoamericanos.

Los últimos años, en cambio, estamos asistiendo a un evidente reflujo de los movimientos progresistas en parte, y habrá que reconocerlo, producto de su propias inconsistencias y contradicciones, pero fundamentalmente merced a una avanzada de agresiones económicas y políticas combinadas por los sectores oligárquicos de los respectivos países pero, apoyada y coordinada claramente por la administración norteamericana. En este sentido, la batalla que se libra en estos días en las calles de Caracas es fundamental para dilucidar el futuro de los procesos continentales y no puede dejar indiferente a nadie.

Desde mi perspectiva personal, no se pueden negar las enormes deficiencias del proceso venezolano y en particular del gobierno de Nicolás Maduro. Porque si bien,  y eso está suficientemente contrastado, la causa fundamental de la escasez de productos básicos y medicinas, es resultado de una inclemente guerra económica que intenta desestabilizar al gobierno, no es menos cierto que es lógico y previsible que la derecha venezolana y los Estados Unidos comploten contra la revolución bolivariana y que esto no justifica la falta de iniciativa del gobierno de Maduro, tanto a corto plazo en arrebatarle a las clases oligárquicas el control sobre la importación y distribución de alimentos como, en un plazo mayor, sustituir las importaciones y transformar la naturaleza rentista y monoproductora de petróleo de la economía venezolana, que además la hace mucho más vulnerable a la manipulación, de mercados que no controla. En este sentido, cada vez queda más claro que no es factible mantenerse en una resistencia pasiva a los embates de la derecha y que la revolución, o se profundiza en un sentido anticapitalista y de arrebatar el control económico a las élites oligárquicas, o estas, tarde o temprano acabarán derrotando por desgate al gobierno bolivariano. Espero que la Constituyente lejos de ser una huida hacia adelante, marque camino en esa dirección.

De hecho, la derrota electoral sufrida por el gobierno bolivariano en las elecciones parlamentarias de 2015 es una prueba de ese desgaste, porque el contundente triunfo de la derecha no se debió a que haya aumentado sustancialmente su caudal electoral sino, a la abstención de amplios sectores populares cercanos al chavismo que, decepcionados, cansados y en señal de protestase se quedaron en casa. En ese momento la oposición nucleada en la MUD parecía tener claro que, tarde o temprano el desabastecimiento y la crisis económica agravada por una caída importante del precio del petróleo que en ese momento se situaba en los 37 dólares el barril (tres veces menos que en los mejores momentos del proceso bolivariano), con un trabajo previo de desgaste desde la Asamblea Nacional mayoritariamente opositora, harían  que las siguientes elecciones sean el entierro del gobierno de Maduro. La pregunta obvia es, por que ante este escenario la oposición se ha lanzado recientemente a esta agresiva campaña desestabilizadora en la que, al parecer tanto ellos como sus aliados desde los medios de comunicación del poder capitalista, parecen estar poniendo toda la carne en el asador para, cueste lo que cueste incluida la sangre de decenas de personas, derrocar por la vía de la fuerza al gobierno de Maduro o llevar la situación a un extremo tal que justifique una intervención extranjera.

La razón es simple en realidad y, como todo lo que tiene que ver con Venezuela, tiene el petróleo como telón de fondo y es que, a día de hoy el precio del barril de petróleo merced a un acuerdo de la OPEP, tiende a un alza no espectacular pero si, sostenida en el tiempo y se sitúa ya en los 52 dólares. Esta subida, permite un respiro al gobierno y da la posibilidad de estabilizar en alguna medida la situación económica, lo cual permitiría mejorar el abastecimiento y ampliar  políticas sociales recuperando así a los sectores descontentos del chavismo, aquellos que se abstuvieron en 2015 pero que jamás apoyarían a la MUD.

Esto ha sido leído por la administración norteamericana con claridad, y se han percatado que, el triunfo de la derecha en las próximas elecciones ya no es tan seguro como pensaban, así que, han decidido lanzarse en una furiosa ofensiva que es, en los hechos un violento intento de golpe de estado que, al contrario de ser causado por la crisis y desabastecimiento como aducen los medios de comunicación en el estado español, busca perpetuarlos y evitar que la situación económica se estabilice porque entienden que esto favorecería a Maduro.  Lo que deja claro es que, tanto a la oposición derechista como a los Estados Unidos, lo último que les interesa es la vida cotidiana del pueblo venezolano y que lo que persiguen con estas protestas es fundamentalmente, recuperar control sobre un país que posee en la Franja del Orinoco, las mayores reservas de crudo del planeta y que, por otra parte es fundamental para articular procesos de integración antiimperialistas en la región. Por eso mientras los líderes sociales muertos cada semana en la hermana Colombia supuestamente en paz, no salen jamás en ningún telediario, tenemos la propaganda antibolivariana irradiada por los medios en el desayuno, el almuerzo y la cena todos y cada uno de los últimos días.

En este escenario, aún con críticas serias a la conducción del gobierno de Nicolás Maduro, aún con dudas sobre el horizonte  que plantea el proceso constituyente, como latinoamericano y como persona de vocación antiimperialista me parece que sería éticamente reprobable no tomar partido y posición claramente.

Porque ante una oposición violenta que no tiene reparos en quemar gente en las calles y que en el fondo, pretende una regresión al neoliberalismo al estilo de Macri o Temer, además de entregarle los recursos naturales y posiciones estratégicas a Estados Unidos y en contra un gobierno que aún con sus errores y deficiencias es no solamente legal y legítimo sino representante de las clases populares en rebeldía que levantaron y levantan las banderas de la esperanza en un futuro distinto, me queda claro con quien hay que estar. Porque además y, probablemente esto sea lo más importante,  basta ver que mientras las barricadas opositoras se levantan en los barrios ricos y de de clase media alta, son los barrios populares y obreros los que salen en defensa del sueño bolivariano; esto permite vislumbrar que en la batalla de las calles de Caracas se juega un episodio más de la lucha de clases y allí sí que se me quitan las dudas, yo me pongo del lado de los obreros, los campesinos, los indígenas, en fin  los eternamente excluidos,  los pobres de la tierra con los que junto a Jose Martí “quiero yo mi suerte echar”. Yo tomo partido por la revolución bolivariana, partido hasta mancharme.   

2015111522344088026 copiaChema Tante

La Ley Hipotecaria actualmente en vigor vulnera claramente, cruelmente, los derechos de las personas deudoras y las coloca inermes a merced de la codicia de la banca. Esto se viene denunciando por las organizaciones ciudadanas y ha tenido que ser el Tribunal Europeo de Justicia quien obligue al gobierno de este estado de derecha neoliberal que sufrimos, a reformar esa ley. Sin embargo, a cientos de miles de familias se les ha despojado de sus viviendas y de sus bienes, arrojando a muchas de ellas a la indigencia y a otros miles de personas, jamás se sabrá cuántas, al suicidio.

La estafa bancaria perpetrada "legalmente" al soco de esa ley infecta, ha supuesto centenares de miles de millones de euros de beneficios sanguinarios a una banca protegida por los favores de unos gobiernos insensibles. Unos favores que han permitido sorprender la buena fe y la necesidad de mucha gente que ha caído en la trampa. Y no de manera ignorante, sino obligadas por la necesidad.

Ahora, como digo, la ley europea impone la redacción de una nueva ley que organice la concesión de préstamos hipotecarios. Pero, a la vista de lo que se viene sabiendo de la nueva redacción de esa ley, los intereses de la banca siguen estando en el primer lugar de la atención. Se demuestra una vez más la conexión directa de Patricia Botín, Goirigolzarri, Paco González y compañía, con el poder político. Es que las deudas obligan mucho.

Lo más grave: se siguen tolerando las aberrantes condiciones abusivas, como las cláusulas suelo, o las asociadas, aunque se diga que éstas quedan prohibidas.

Las cláusulas suelo se van a permitir, siempre que el notario o la notaria "certifique que la parte que recibe el préstamo entiende tal condición". No me hagan reir. Para empezar, no será la primera vez que en las notarías se vela celosamente por los intereses de la parte poderosa de la contratación, dejando que se chingue la otra parte. La misma experiencia con estas cláusulas suelo, que eran abusivas a simple vista, sin necesidad de que un alto tribunal lo dictaminara, confirma que en las firmas de las escrituras, la parte deudora firmaba sin saber lo que firmaba, sin que al notario o a la notaria le importara un pimiento, con lo que esta gente ha faltado recurrentemente a su deber de advertir a la gente sin conocimientos legales lo que firmaba. Afirmo que la actuación de las notarías, en general, no permite abrigar mucha confianza.

Pero es que, además, en las oposiciones a notarías no se exige el poder del conocimiento de la mente humana. No hay más manera de saber que alguien entiende algo, que desde la propia afirmación. Y el notario o la notaria no puede discernir si las personas son sinceras, cuando dicen que "entienden algo". Y no es, simplemente, una cuestión de entender, sino de aceptar, obligado por la necesidad. Aunque "lo entienda" o "no lo entienda", cuando a una persona se le ofrece la posibilidad de disfrutar el derecho constitucional a la vivienda que el sistema político, tan celoso de defender la constitución en otos ámbitos, no es capaz de concederle, esa persona firma lo que sea. Esa persona vende su vida, para tener un techo digno para sí y para su prole. Esa persona aceptará cualquier condición, aunque sea asumiendo que se compromete a pagar intereses por el dinero prestado, cuando el banco no los está pagando, porque el mercado ha bajado los tipos. O accederá, para que el banco le apruebe el préstamo, a tomar los seguros o cualquier producto a que le conminen. Y eso no hay notaría que lo impida. Y la banca se aprovechará, como ha venido haciendo, de la debilidad de la gente.

Y eso es lo que ocurrirá, si esta ley hipotecaria nueva se promulga en estas condiciones que se anuncian. Se supone que la ley debe anticiparse a proteger del abuso de una parte sobre la otra, por mucho que esta otra parte "entienda" el atropello a sus derechos que se le está haciendo. Si los intereses en un momento dado están a un determinado nivel, no hay justicia ni sentido de la lógica que pueda permitir a la banca cobrar lo que ella no está pagando. Y si no es lógico ni lícito que los préstamos se condicionen a la compra de otros productos, habrá que prohibir la contratación asociada. En realidad, lo que habría que hacer es vetar que la banca se dedique a otros negocios distintos de la intermediación financiera, que es su única función. ¿Qué hace Patricia Botín vendiendo seguros?

Y, para disimular esta injusticia en favor de la banca, la ley contempla un ablandamiento en los requerimientos de la ejecución de la hipoteca. Unos requerimientos que a la banca no le suponen ningún problema. Cuando alguien tiene problemas para pagar una hipoteca, en la mayoría de los casos, lo que necesita no es tiempo, sino una mejora de su situación financiera. Si esta mejora no se produce, tarde o temprano, sobre la persona morosa caerá el peso de la injusta ley. Y la banca, tan tranquila. Porque a la banca, no solamente no le sobra el tiempo, sino que ese tiempo juega a su favor, porque engorda los intereses de mora que se van generando. Y, en cuanto a la liquidez, tampoco tiene agobio la banca, gracias al trato condescendiente que le dan las autoridades de este estado neoliberal, que pone su disposición los recursos que haga falta.

No solamente la ley hipotecaria, sino todas las políticas del estado deben tender a que toda la población ejerza su derecho constitucional a la vivienda. En lugar de sostener a una banca codiciosa, corrupta, cuyos accionistas se enriquecen a pesar de una gestión horripilante, el estado debe dedicar su esfuerzo inversor a las viviendas, empezando por exigir la restitución inmediata de la pila de millones, más intereses que se sepultaron en esa banca incompetente y condonando con esos fondos la deuda hipotecaria.

Y todo esto, en fin, se llama banca pública. Una banca pública que no se ensañe con la gente deudora, sino que proteja sus derechos. Porque el negocio bancario, en manos privadas, cae automáticamente en la más abyecta piratería.

www.lacasademitia.es/