15.4.2019

Jose Farrugia de la RosaA. José Farrujia de La Rosa

 “La tradición es la transmisión del fuego,

no la adoración de las cenizas”

Gustav Mahler

El pasado mes de octubre de 2018 se abrió el período de enmiendas para la nueva Ley de Patrimonio Cultural de Canarias. Coincidiendo con este proceso, publicaba un artículo en este medio en el que señalaba cómo el Proyecto de Ley supera a la normativa actual en esta materia, pero presenta algunos problemas de fondo. Uno de ellos es el relativo al peso específico que se le pretende atribuir a los ayuntamientos canarios en la gestión del patrimonio y que generaría, tal y como argumentaba en ese otro artículo, una multiplicidad de criterios dispares a la hora de gestionar el patrimonio y ralentizaría, aún más, la propia gestión. Sin duda, los ayuntamientos deben ser parte activa en la gestión del patrimonio cultural canario, pero con competencias acordes a su capacidad económica y técnica.

Otro de los problemas de fondo también presentes en el referido Proyecto de Ley radica en el tratamiento que se da a los bienes arqueológicos de carácter antropológico. En concreto, en el artículo 87, relativo a los bienes arqueológicos de interés cultural, se establece que pueden ser declarados como tales, con la categoría de bien mueble “todas las momias, fardos y mortajas funerarias, así como todas las colecciones de cerámica, incluidos ídolos y pintaderas, pertenecientes a las poblaciones preeuropeas de Canarias, cualquiera que sea su ubicación y estado de conservación”. Es decir, el tratamiento legal y patrimonial que se da a los bienes materiales y a los restos humanos no difiere. Los restos humanos de los indígenas canarios son tratados como cultura material.

En la referida Propuesta de Ley, por consiguiente, se está desarrollando uno de los niveles más bajos de reflexión patrimonial: la visión fetichista. El bien patrimonial es considerado como un hecho irreflexivo, incluso de adoración. El artículo 87, en este sentido, perpetúa el discurso patrimonial hegemónico y colonial desarrollado, sobre todo, desde la segunda mitad del siglo XIX en Canarias. Se obvia que el patrimonio es un hecho, ante todo, de carácter social, y como tal responde a las problemáticas contemporáneas asociadas a esta situación.

En el Estado español no existe normativa alguna sobre la legislación, conservación, manejo y exhibición de restos humanos: no se dice nada al respecto en la Ley del Patrimonio Histórico Español (1985). Tampoco se recogen medidas sobre este tema en la vigente Ley 4/1999 de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, ni en el Proyecto de Ley de Patrimonio Cultural. Sin embargo, son numerosos los ejemplos de restos humanos ubicados en diferentes espacios de la geografía peninsular, desde ámbitos médicos y forenses, arqueológicos y antropológicos, naturales-científicos, e incluso religiosos. En el caso canario, por ejemplo, las momias se han utilizado, secularmente, como símbolos culturales, con el apoyo de determinados partidos políticos y grupos sociales.

Este vacío legal no impide que los restos humanos localizados en museos y colecciones públicas planteen varios problemas y controversias. La cuestión más debatida ha sido la solicitud de devolución de restos humanos y objetos sagrados a sus comunidades originarias. Las reivindicaciones han partido desde países como Canadá, Australia o Nueva Zelanda, y desde colectivos indígenas, a partir de su consolidación como grupos sociales propios y referenciales desde los años setenta del siglo XX. Estas solicitudes de restitución de patrimonio se enmarcan en las peticiones de devolución que han alcanzado un gran eco en las últimas décadas del pasado siglo.

En nuestro caso, al igual que sucede en esos contextos citados como referencia, los restos antropológicos de los indígenas canarios, momificados o no, no pueden ser considerados exclusivamente como cultura material, sin tenerse en cuenta los significados sociales asociados a ellos. Las fuentes documentales y la investigación arqueológica han puesto de manifiesto el carácter sagrado que estos restos tuvieron para los propios indígenas. Es decir, los huesos humanos no pueden ser tratados ni regulados legalmente como cultura material.

Tal y como señala Gonzalo Ruiz Zapatero en el prólogo al libro “Identidad canaria” (Ediciones Tamaimos, 2018), del que soy autor: “¿Qué pensaría sobre su pasado la ciudadanía de Extremadura, La Rioja o cualquier otra Comunidad Autónoma si hace 500 años se hubiera conquistado a sangre y fuego a su población indígena llevándola casi a su extinción? ¿Sería su realidad social y política del siglo XXI como lo es en la actualidad? Poco más de cinco siglos se me antoja un tiempo demasiado breve como para olvidar semejante acontecimiento histórico. Y es que, de alguna manera, en ninguna otra Comunidad Autónoma la población actual puede sentirse tan cerca de sus antepasados indígenas prehistóricos, los primeros habitantes del archipiélago; y por lo tanto la búsqueda de sus orígenes tiene mucho que ver con la identidad canaria” (página 14).

El retraso en materia legal en Canarias debe llevarnos a conocer y a aprender de casos, debates, legislaciones y medidas tomadas en otros países. Son los ejemplos, entre otros, de Reino Unido o Alemania, donde la búsqueda de modelos, caminos y soluciones tiene total vigencia en el ámbito legal, académico y museístico. Asimismo, desde el punto de vista legal y práctico, otro marco referencial muy adecuado para Canarias lo encontramos en el Código Ético para Museos de ICOM (1986), o bien en las distintas normativas legales adoptadas por el Congreso Mundial de Arqueología (1989), la Sociedad Americana de Arqueología, o la NAPGRA (Ley de protección para las sepulturas nativas y la repatriación) en 1990.

Frente a este panorama internacional, la postergación del debate en Canarias sólo llevará a la toma de decisiones no adecuadas. Debatir sobre este tema, como ha ocurrido en otros países occidentales con cultura y museos similares, ha traído nuevas perspectivas a la ciencia, a la museología y a la sociedad; ha enriquecido su discurso y su capacidad de enfrentarse a problemas y retos; se han tomado decisiones basadas en criterios meditados y confrontados.

Es necesario, por tanto, el reconocimiento de la existencia de colecciones, sitios y paisajes sagrados. Es necesario examinar el contexto social y político en el cual la arqueología y las instituciones museísticas se desarrollan y, sobre todo, admitir la existencia de otras visiones acerca del pasado. Y por tanto, es necesario reflexionar sobre cuáles son las implicaciones éticas y legales que subyacen en el manejo de restos antropológicos. Si no debatimos sobre esta realidad, la mirada sobre los restos mortales de los indígenas canarios será la misma del siglo XIX. Es decir, la sociedad seguirá consumiendo bienes arqueológicos, monumentos, lugares y obras de arte de toda clase, bajo la forma petrificada de señas culturales vacías y sin vida.

Jorge DortaJorge Dorta 

En Canarias se gobierna para el turista  y para el foráneo. Que tenemos que hacer la payasada de dar las campanadas canarias desde Madrid, pues las damos. Que hay que arreglar unas carreteritas en la Gomera para que Fred Olsen pueda traer turistas en la isla en sus barcos, montarlos en sus guaguas y llevarlos a comer a su restaurante, pues lo hacemos que el contribuyente paga. Al fin y al cabo eso crea actividad económica ¿verdad? y Fred Olsen pagará impuestos con los que financiar esas obras, ¿o no?... bueno eso ocurriría en cualquier otra parte del mundo que aquí con la RIC y el REF los empresarios no solo no pagan impuestos sino que además reciben subvenciones.... somos así de estupendos y damos incentivos fiscales al turismo porque claro, aquí en Canarias no es que llevemos mas de 60 años con el turismo, sino que es una actividad nueva y arriesgada... no me jodas...

Que al Gobierno de Canarias le importa un huevo los canarios no es ningún secreto. Ahora, cara a las elecciones del próximo año se vestirán de lagarteranas y volverán a sacar la versión canaria del memorial de agravios de Camilo Torres mientras montan una romería de timple, pandereta y bocadillo de salami pa los viejitos. Canariedad low cost.

Que el Gobierno de Canarias no gobierna para el canario lo sabe todo el mundo. Recientemente el Tribunal Supremo ha anulado la decisión del Gobierno canario que había prohibido las viviendas de alquiler vacacional en las zonas catalogadas como turísticas, al estimar que esa limitación contraviene la libertad de empresa y solo busca "favorecer la oferta de productos alojativos tradicionales". Dicho de otra forma, la CoCa prohibió el alquiler vacacional en zonas turísticas condenando a miles de pequeños propietarios canarios a mal vivir en manos de tour operadores mientras que protegieron y favorecieron el "negosio" de las grandes cadenas hoteleras como RIU, Iberostar, H10 y demás cadenas españolas y extranjeras que son el 70% de los hoteles (el resto, cadenas  de gentes locales como Lopesan y de colonos como Satocan y demás)

  • Oiga que si la CoCa tiene que sacrificar el bienestar del canario para proteger los intereses de los inversores extranjeros, de los tour operadores, de Riu o de viajes Halcón, pues se sacrifica y santas pascuas que ya sabemos que aquí no se gobierna para el canario sino para los intereses de las grandes compañías turísticas. No en vano Canarias genera el 25% de los ingresos turísticos de toda España,... algo que a una España en bancarrota le viene muy bien.

    Entre los resultados de prohibir el alquiler vacacional en las zonas turísticas; que el dueño de determinado periódico y el dueño de cierta cadena hotelera que no es hotelero sino constructor se han quedado con el mercado de bungalows pagando una miseria a los propietarios en Gran Canaria con contratos a muy largo plazo, por ejemplo. 

    Por otra parte al prohibir el alquiler vacacional en las zonas turísticas, este se ha ido a otros lugares, como por ejemplo Las Palmas de Gran Canaria o Arrecife. El efecto ha sido que los alquileres se han puesto por las nubes. 

    En términos generales, los bajos tipos de interés y la QE (Expansión Cuantitativa) ha hecho que fluya dinero institucional y extranjero a la compra de viviendas a nivel global, incrementando el precio de las viviendas más allá del poder adquisitivo de la población local en muchas partes del mundo. Esto a su vez ha creado descontento y presión para que los gobiernos tomen medidas para frenar las compras extranjeras. Por ejemplo, desde Irlanda hasta Londres y Hong Kong, se han  ido introducido normas que dificultan la concesión de hipotecas a extranjeros. La Columbia Británica, en Canadá, se plantea aumentar el impuesto al comprador extranjero del 15% al 20%, y debate impuestos más altos sobre segundas viviendas y casas compradas con dinero desde el extranjero. Nueva Zelanda ha ido un paso más allá y ha prohibido a los extranjeros la compra de activos inmobiliarios en su territorio.

    Así vemos que en muchas partes del mundo, el aumento de la oferta ya no se considera la única panacea para hacer accesible el precio de las viviendas sino que se están implementando todo tipo de restricciones que depriman los precios para que los habitantes de la ciudad puedan vivir donde trabajan.

    Mientras en el resto del mundo pasa esto, aquí el Gobierno de Canallas se pone medallas por el aumento de precios de las casas y plantea construir a lo bestia para "reactivar la economía" y acabar con la falta de viviendas ... y es que en Canarias se vive en un universo paralelo,.. pero para lelos muy lelos. Así que las restricción que el gobierno puso en su día al alquiler vacacional en las zonas turísticas, tu a que crees que obedece al bien general o a intereses particulares de cuatro. 

    Que al gobierno de Canarias le importa una mierda nuestra tierra se ve en su afán por liberalizar suelo para vendérselo a los extranjeros y el desastre ecológico que están creando.... se demuestra en su nulo interés por diversificar nuestra economía y seguir con un modelo basado exclusivamente en el ladrillo y no en las potencialidades de Canarias y de los canarios

    Así con los precios y los alquileres disparado y los pisos en ciudades como Arrecife o Las Palmas de Gran Canaria por las nubes,... ¿y el canario? ...el canario que se joda... dale leña que es de goma... ¿que lo pasa mal? pues que emigre o que coma gofio como los guanches.

    Y lo que dicen que en Canarias no se redistribuye la riqueza mienten,... se redistribuye y mucho, pero al revés, del pobre pal rico. El REF es como Robin Hood pero a la inversa.

    Pero si todavía no está convencido de que a CC y al Gobierno de Canallas el canario le importa un huevo déjame que te cuente que, según datos del Ministerio de Hacienda. El Gobierno de Canarias terminó octubre con un superávit de 581 millones de euros, equivalente al 1,26 por ciento del producto interior bruto de la comunidad autónoma (PIB), el mayor del país, tanto en cifras absolutas como relativas. Canarias mejoró su balance presupuestario en 99 millones con respecto a 2017, al pasar del superávit de 482 millones (1,08 %) que presentaba hace un año, a los 581 millones de este octubre.

    Oiga en lugar de tomar medidas de déficit ante unos indicadores de paro y miseria tercermundistas, aquí se mantienen superavits presupuestarios. Se pierden los fondos para la pobreza y no pasa nada, pero le tocan el dinero para carreteras y montan un pollo en Madrid ... ahí les duele, que con las cosas de comer, el sueldo del medianero de la finca  y los chiringuitos de cuatro no se juega.

    Le importa tanto la pobreza, la desigualdad y la miseria que en el Senado, el otro día, Coalición Canaria ha contribuido junto a PP y Ciudadanos a tumbar la iniciativa del Gobierno Central para aumentar el techo de gasto en 6.000 millones, de los que se estima que unos 90 irían para Canarias. Aunque esos 90 millones son una porquería (el 1,5 del importe frente al 4,5 de población o PIB que representa Canarias) es más que sintomático de cuales son las prioridades de estos sinvergüenzas.

    Y mientras tanto a seguir pagando las pensiones del resto de España. Canarias aporta a la Seguridad Social un 12'1% más de lo que recibe, sólo superada por Baleares; y siendo con Madrid las únicas regiones que aportan más de lo que reciben....Una situación que si ya era cuestionable hace décadas, teniendo en cuenta los niveles de paro y pobreza en las Islas, no deja de resultar indignante... pero ya sabes, España nos mantiene y tenemos que vivir de la caridad del resto del Estado.

    Que al gobierno de Canarias le importa un higo nuestra identidad se demuestra en Clave de Ja, en una identidad de romería de cartón piedra, de timple y pandereta, en una educación de pésima calidad, en una televisión canaria que da vergüenza ajena. Mientras que Euskadi y Catalunya han sido las regiones  que más ha hecho por acceder a su propia historia, a estudiarla minuciosamente para poder relatarla, en Canarias se hace cualquier cosa para desvirtuarla, porque lo que se pretende es usar la historia para justificar el status actual y mantener los complejos.

 

Fco Javier Gonzalez Perez 4.2018Francisco Javier González

¡Menuda güevonada, usté! ¿Se le ocurrió a Clavijo “El Afuchado” en solitario, o precisó de especialistas la vaina del campanazo finañero en la capital del imperio de cartón? Eso es lo que muchos canarios se preguntan, sobre todo sabiendo que la bromita con sus foguetes de colores y todo, costó más de medio millón de los muy europeos euros…para, supuestamente, captar a unos turistas españoles que ya estaban más que captados previamente, salvo por supuesto algún despistado o los más de 3 millones de parados sin recursos que hay, censados, en España y, desde luego, los más de 200.000 parados canarios que ya conocen las bondades del clima isleño.

Aunque, a bombo y platillo, se firmó un acuerdo entre TVE en Canarias con el Ayuntamiento de Los Realejos para que, textualmente, “desde  Los Realejos se despidiera el año 2018 en horario canario para todo el mundo a través de TVE y RNE con Roberto Herrera y Ruth Lorenzo” y que el alcalde de Los Realejos, el pepero repetidor Manuel Domínguez, expresara “la plena satisfacción que supone que Los Realejos sea la ventana para todo el mundo del fin de año en horario canario, este lunes 31 de diciembre, a través de las imágenes de RTVE en Canarias, con conexiones nacionales y a través del Canal Internacional y desde el sonido de Radio Nacional de España”. Pues, que si quieres. El señor presidente de la pseudoautonomía canaria se puso de acuerdo con su colega de Madrid, Ángel Garrido, para dar el campanazo desde la Villa y Corte, por cierto, campaneo mucho menos atractivo que el impúdico, revelador y juguetón viento gomero reveló con el vuelo y revuelo del traje encarnado que el fin de año anterior lucía la bella presentadora Eloisa González, desterrada este año con Calero y Roberto González a un rinconcito tras una ventana frente a la Puerta del Sol.

Si la milonga de la promoción turística no cuela, ¿Dónde está el verdadero motivo de que los canarios tengamos que oír desde la metrópoli las dichosas campanadas con sus correspondientes uvas? Para entenderlo basta poner algo de atención a las palabras de ambos protagonistas. El canarigodo Clavijo afirmaba que se trataba de “conseguir convertir esta mágica noche en una embajada de Canarias y vamos a invadir este espacio canarizándolo para todos los españoles" mientras el español, más pragmático, nos decía que estábamos ante un  "auténtico icono" que cada 31 de diciembre convoca en torno suyo a todos los españoles y, este año, a todos los canarios; un elemento que constituye "todo un símbolo de los vínculos que mantienen unida a la ciudadanía en el ámbito de las costumbres y de nuestra cultura popular”.

Pues creo que la cuestión está clara y que el que no lo ha entendido, tiempo a tenido. Es un acto más del proceso de españolización en que está empeñado el Sr. Clavijo y sus conmilitones. Por supuesto que el pepero madrileño está encantado con este refuerzo que les llega desde las colonias, en unos tiempos en que la inestable unidad constitucional hispana está en horas bajas. No es la primera vez que Clavijo –y su colega AniOramas- se muestran como adalides de la maltrecha unidad española. Ya en octubre de 2017 pidió al independentismo catalán “que acate los efectos de la aplicación del artículo 155 de la Constitución para evitar que se siga generando más crispación”. En septiembre pasado, recordemos, que tras reunirse con el españolísimo Pablo Casado, Clavijo pedía a Sánchez convocar una Conferencia de Presidentes Autonómicos sobre Cataluña porque, tras manifestar su “cansancio con el independentismo catalán” afirmaba que  "Este país no puede estar sujeto a los vaivenes del Gobierno de Cataluña”, porque, continuaba, “No se puede permitir que una autonomía indisciplinada esté lastrando el funcionamiento del resto”.

 ¡Hay Fernando, quién te ha visto y quién te ve! ¿Te acuerdas cuando allá por 2009 querías que Canarias fuera un Estado Libre Asociado a España o, mejor aún, Independiente? ¿Y cuando en 2014 te mostrabas partidario de un Referéndum pactado para Catalunya?

Si no fuera por la vieja simpatía que mantenía con tu padre, te diría lo mismo que Guadarfía a Afche y a Gadifer de la Salle y sus normandos en el castillo del Rubicón: “Foretroncquenay”, frase que Le Canarién traduce como “Malvado traidor”, aunque yo prefiero la traducción del amazigh de Ignacio Reyes:“Foretoromkennay” esto es, “La sarna ha venido con ustedes”. ¡Menuda peste compay!

Chema TanteChemaTante

Digo Antonio Plasencia y digo Ignacio González el viejo, y digo Zerolo y digo todo el resto de esta Rat Pack que gozan de la más feliz impunidad, sin que importe la magnitud de sus delitos ni la contundencia de las sentencias que les impongan. Antonio Plasencia, con sus compinches, fue condenado a pagar -ya debe ir la cifra por los ochenta millones- el fruto de su estafa en Las Teresitas, al ayuntamiento chicharrero, pero la insalla de CoATIción Canaria ha hecho lo necesario para que no paguen nada, todavía. Antonio Plasencia y su banda tienen arriba la condena a pagar su salvajada en Güimar, 270 millones, pero si te he visto no me acuerdo...

Ya se cansa uno de estar contando todas las barbaridades cometidas por este delincuente convicto por esta Justicia lenta e inútil que nos cruje a la gente pobre pero es incapaz de tocarle un pelo de verdad a los dueños reales de Canarias. Ni siquiera puede esta Justicia hacer que esta gente cumpla las sentencias que les impone.

Ahora la repugnante tropa que domina las instituciones canarias le compra al delincuente Plasencia unos edificios que llevaban la tira de años vacío -por algo sería- y la lectura de cómo se ha llevado adelante el procedimiento, empezando por la tasación de una empresa conocida por su benevolencia con el personaje TINSA, causa dolor de estómago. El ético Alonso alega que toda la compra del edificio fue legal y beneficiosa para Tenerife. Pues yo, Chema Tante, proclamo que comprarle a un delincuente como Plasencia unas propiedades, lo mismo que mantener las adjudicaciones de los rentables aparcamientos, será cualquier cosa menos conveniente para los intereses populares.

Aterra, de verdad, pensar en por dónde tendrán agarrados Plasencia y su Rat Pack a la gente de a Corrupción Canalla, para obligarles a hacer todo lo que les convenga. Esto de la compra de las dos propiedades de Plasencia, lo hicieron en pleno fin de año, confiando en que el estruendo de los voladores permitiría que pasara inadvertido.

Y dice el velillo de Carlos Alonso que "llevaban dos años y medio buscando un edificio para este propósito". Pues mira, Carlos: en dos años y medio y treinta millones de euros, bastaba y sobraba para construir un edificio en condiciones. Es increíble, la capacidad de este hombre para confundir a la gente

En La casa de mi tía

 

Sin titulo1Edmundo Ventura

Cree el canario descentrado, desubicado, que organizar unas campanadas de Fin de Año en Madrid es el colmo del buen gusto, la originalidad y hasta que, aunque sólo sea por unos minutos, juega en la primera división de las cosas absolutamente intrascendentes.

“Yo hice una vez un viaje
pedante, idiota. La mar me separaba
del continente y yo crucé la mar, confiado
en la salud aparatosa de mi alma”

Fragmento de “Poema truncado a Madrid”, de Alonso Quesada.

Cree el canario descentrado, desubicado, que organizar unas campanadas de Fin de Año en Madrid es el colmo del buen gusto, la originalidad y hasta que, aunque sólo sea por unos minutos, juega en la primera división de las cosas absolutamente intrascendentes. Como si trasladar el espíritu de campanario a la Puerta del Sol la noche del 31 de diciembre equivaliera a adquirir una pátina de cosmopolitismo, aquel “viaje pedante” que evocara Alonso Quesada. Se embarca así en el derroche de los dineros públicos porque ya unas campanadas desde algún lugar de Canarias le parece poco. Hay que adornar la ocurrencia -nacida seguramente tras una sobremesa que duró demasiado-, además de con unacampaña promocional previa tan “brillante” como la ocurrencia en sí, con los clásicos oropeles y purpurinas que tradicionalmente adornan el asunto: la alegría impostada y casi obligada, la copia de la copia de la copia (smoking, escotazo, buenos deseos, damos paso a la publicidad,…), alcemos nuestra copa de ¿cava?, etc. 

Recuerdan a Michael Caine en Shiner, una gran película con ecos shakesperianos, que pasó desapercibida en Canarias. El inglés interpreta a un promotor de combates de boxeo de tres al cuarto que se embarca en una alocada aventura, organizando una pelea a su propio hijo contra un rival de muy superior categoría. Es todo un despropósito y da mucha pena ver al tipo intentando ser aceptado por un Martin Landau que lo desprecia todo el rato. En una escena, Caine rompe a llorar viendo el traje que se había comprado para el combate de vuelta en Nueva York y nunca lucirá. En su mediocridad, piensa que ir a Nueva York, aunque sea a perder, es tocar el cielo.

La cosa sale mal al igual que saldrán mal las campanadas del Gobierno de Canarias en Madrid. No porque los profesionales no lo hagan bien ni porque la Televisión Canaria no pueda afrontar envites parecidos, sino porque nada ni nadie nos quitará el regusto de paletismo cultural que supone trasladar la celebración de Fin de Año a Madrid: esa necesidad de que todo lo que hagamos sea validado por la meseta, por la madrastra caprichosa. Es la consagración de Paco Martínez Soria y las escenas iniciales de La ciudad no es para mí como referente ideológico y estético; los boricuas partiendo el año desde Times Square. Lo hemos visto tantas veces con exposiciones, libros, conciertos y otras expresiones artísticas: se presentan en una isla pero se “ponen de largo” en Madrid, la mayoría de las veces antes de presentarse en el resto de las islas. Es más importante lograr la aprobación externa que nuestra propia aprobación. Es el “viaje pedante, idiota” al que la colonialidad nos aboca sin que los que llevan el timón parezcan querer poner remedio, tal vez porque ni ellos mismos sepan a dónde van.

 

Maria del RioMaría del Rio

Hoy, 28 de diciembre, lo que parecería una auténtica inocentada, además de mal gusto, resulta ser una realidad. Coalición Canaria, un partido que se llama a sí mismo nacionalista, ha votado en el Senado junto al PP y los partidos de la más rancia derecha, en contra de la senda del déficit aprobada en el Congreso por los partidos más progresistas. 

Es inconcebible que el partido que gobierna en Canarias, la comunidad que ostenta las peores cifras en cuanto a exclusión social y pobreza, con el triste honor de encabezar el ranking de pobreza infantil, rechace en el Senado la posibilidad de aliviar un poco la presión a la que las políticas austericidas y de recortes que hemos sufrido en los últimos años, con un techo de gasto que asfixia tanto a las comunidades autónomas como a los ayuntamientos. 

Es incomprensible que voten a favor de mantener los mismos topes que sabemos que recortan vidas, merman derechos y condenan a la pobreza y a vidas de miseria a una gran parte de nuestra población. No podemos entender cómo se atreven a mirar a la cara a todas esas familias que aún están esperando que se les reconozcan el derecho a la dependencia, un derecho subjetivo, y por tanto de obligado cumplimiento, que desde el Gobierno de Canarias sistemáticamente se está vulnerando. Por fin este año se podría contar con más recursos que permitirán agilizar el proceso, más cuando Bruselas ya aceptó que la senda de estabilidad pasara del 1,3% del PIB al 1,8%.

Estamos hablando de algo muy grave, de que Coalición Canaria ha votado en contra de que el Estado disponga de unos 6.000 millones de euros más, que se quedarían en las comunidades autónomas y que irían destinados a mejorar nuestras raquíticas políticas sociales, dependencia, sanidad, educación, o una renta social para aliviar un poco las vidas de las familias canarias que peor lo están pasando. Es una auténtica vergüenza. 

No entendemos la hipocresía de quienes un día ponen el grito en el cielo por el asunto de los Convenios Canarias-Estado -que, dicho sea de paso y que nadie se lleve a engaños, desde nuestro grupo exigiremos dónde y cuándo proceda hasta el último euro que nos corresponda- y al día siguiente votan en contra de poder reinvertir una pequeña parte del dinero de nuestro superávit en políticas sociales. Muy fuerte, ¿qué le importa la pobreza a Coalición Canaria?

Diputada de Podemos Canarias en el Parlamento de Canarias

1º de Mayo 2019

 

Canarias con Cataluña

Una babel 10.4.2019

 

 

 

El Roto Votar