Antonio MOralesAntonio Morales

 

Antonio Morales

 

Nuestra tierra resultó atractiva desde hace siglos a quienes nos visitaron o tuvieron noticia de nuestra localización o de nuestras singularidades.

Estudiosos e investigadores de todas las ramas del saber han prestado atención a Canarias durante siglos por su belleza y originalidad. Entre los siglos XVII y XIX, por lo general, el interés venía de fuera, de investigadores ilustres como Alexander von Humboldt, Rene Verneau, Sabin Berthelot, Olivia Stone, etc., con notables excepciones como el erudito e ilustrado canario Viera y Clavijo. Muy lentamente, sobre todo ya bien entrado el siglo XX, nosotros mismos, a través de una nueva cantera de estudiosos, nos incorporamos al conocimiento de nuestra propia identidad.

Sin embargo, buena parte de los temas que acucian a científicos y estudiosos sobre nuestra compleja realidad, ya habían sido intuidos por otro colectivo que es y debe ser reconocido como un motor fundamental para el desarrollo de cualquier sociedad madura. Me refiero a los artistas, a nuestros artistas. A ellos debemos una mirada identitaria en torno a la historia y la naturaleza de las islas Canarias a través del lenguaje que mejor conocen: el del arte.

En estos días podemos contemplar dos exposiciones que condensan esa mirada reflexiva sobre nuestra cultura: “Óscar Domínguez, Manolo Millares y Martín Chirino: una mirada insular”, inaugurada en el Castillo de la Luz el pasado 13 de junio;  y la retrospectiva “Pepe Dámaso”, que se puede visitar en el CAAM desde el 22 de junio.

    La exposición del Castillo de la Luz, actual sede de la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino, comisariada por el crítico de arte y director del Instituto Cervantes Juan Manuel Bonet, pone en diálogo a tres referentes indudables del arte canario (Domínguez, Millares, Chirino) con sus coterráneos en lo que constituye un pilar básico de todo pueblo: la lectura de su tradición a través de una propuesta artística e intelectual en la que nos podemos reconocer toda la ciudadanía de las islas, muy especialmente gracias al uso del lenguaje simbólico, un lenguaje que es mucho más eficaz que el convencional o el de la ciencia, porque llega al alma directamente.

Cuando contemplamos, por ejemplo, "Cueva de guanches", de Óscar Domínguez, el autor, como un visionario, consigue decirnos que debajo de nuestro paisaje árido, de nuestro mar donde pescamos tranquilamente el pescado que la industria enlatará luego, en nuestro subsuelo (¿el inconsciente colectivo tal vez?), hay todo un mundo por descubrir, por desentrañar, que es nuestro propio pasado.

Y cuando Manolo Millares crea sus "pictografías" primero y sus "arpilleras" después, inspirándose en los signos y los tejidos funerarios de los antiguos canarios, no hace más que conectarnos por la vía de la intuición con nuestro propio pasado, porque es la única manera de construir nuestro futuro y definir nuestro propio puzzle como pueblo consciente y solidario.

Las Espirales de Chirino, los Afrocanes, los Aeróvoros, surgen en el espacio para que nos interroguemos, como él lo hace, sobre nuestra existencia. Están ahí en los centros de arte, en la propia calle, para recordarnos que debemos pararnos por un momento para pensar sobre nosotros mismos.

Y no sólo sobre la historia, sobre nuestra historia ocultada, han hablado con sus símbolos estos tres artistas, sino que lo han hecho también sobre nuestro espacio, sobre el territorio real y mítico en el que habitamos. Los Paisajes, las Raíces y los Vientos de Chirino, el drago de Óscar Domínguez, incluso los paisajes de piel humana de Millares, donde la materia pictórica es la herida profunda, el desgarro y la sangre, nos acercan visionariamente a otra mirada esencial sobre el paisaje insular, como quería Pedro García Cabrera en su célebre ensayo de 1930, "El hombre en función del paisaje”: “Nuestro arte hay que elevarlo sobre paisaje de mar y montañas. Montañas con barrancos, con piteras, con euforbias, con dragos...”.

Por su parte, el CAAM retoma a otro de los grandes artistas canarios, a Pepe Dámaso, en esta ocasión con una exposición retrospectiva comisariada por Carmensa de la Hoz, amiga personal del artista durante cuatro décadas y profunda conocedora de su creación. Dámaso es uno de los artistas grancanarios más destacados y prolíficos del arte canario de la segunda mitad del siglo XX y de este ya entrado siglo XXI, pues afortunadamente permanece en activo.

Como en Domínguez, Millares y Chirino, en Dámaso los antiguos canarios, las tradiciones de su tierra y la poderosa atracción del paisaje canario constituyen elementos relevantes de su obra, como podemos apreciar, por ejemplo, en sus series de “Harimaguadas” y “Balos”, en las obras dedicadas a la fiesta de la Rama o en los “Héroes Atlánticos”.

Dámaso es un artista cuya vida ha estado marcada por un continuo viaje. Por una pulsión y contradicción constante entre la realidad, la historia y el entorno que le ha tocado vivir, siempre en contacto continuo con otras realidades próximas al canario: Europa, África y América latina. Ello le ha permitido establecer un contacto permanente con numerosos artistas, escritores, cineastas e intelectuales que han ido jalonando diferentes episodios del complejo y rico relato de su trayectoria vital.  

Un largo camino que pronto lo distancia, críticamente, de la abstracción para indagar con un sello personal en la figuración, generando un lenguaje propio donde ambos territorios se dan armónicamente la mano. Por eso Dámaso es ante todo un artista contemporáneo, que maneja las herramientas del collage y del ensamblaje como un auténtico maestro y que presta atención al cine y a la literatura.  Un ejemplo clave es “La Umbría”, el homenaje tanto pictórico como cinematográfico a uno de los escritores fundacionales de nuestra literatura.

Sus extensas referencias literarias, especialmente poéticas, le llevan a rendir un tributo a sus escritores icónicos: Federico García Lorca (“La muerte puso huevos en la herida”), Fernando Pessoa, Tomás Morales, Constantin Cavafis… Y su pasión por África se pone de manifiesto en la serie “Mango negro”, en su “Políptico de las Cacatúas”, donde representa a un Cristo negro, y en las esculturas que presentó en Senegal hace ya más de 50 años, lo que lo convierte en uno de los artistas canarios de mayor proyección en el continente. La obra que podemos contemplar en esta exposición reconoce también la reflexión existencialista de Pepe Dámaso, tanto en referencia a la muerte, ese destino inexorable al que nos conduce nuestra existencia, como a uno de sus antídotos, el amor, que el autor resuelve gracias a un erotismo liberador.

Esta retrospectiva es un homenaje merecido del CAAM, y por tanto del Cabildo de Gran Canaria, a su dilatada y rica carrera, en la nueva línea programática emprendida por este buque insignia del arte en Canarias, que pretende recuperar la presencia de los artistas canarios, como los Premios Canarias Lola Massieu, que tuvo ya su retrospectiva, y Juan Hidalgo, con un pequeño homenaje al obtener el Premio Nacional de Bellas Artes. Pronto vendrán otros dos Premios Canarias: Paco Sánchez (galardonado en la última edición), César Manrique y la también Premio Nacional de Bellas Artes Concha Jerez. Pero también se recupera el diálogo de artistas de las islas con América y África, como ocurrió con aquella espléndida e impactante colectiva “El iris de Lucy”, con presencia de dos mujeres artistas canarias.

Los cuatro protagonistas de estas dos exposiciones que en estos días podemos contemplar en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, han llevado su isla universal, han construido su archipiélago por el mundo con la cabeza alta, ya sea en Madrid, París, Nueva York o desde la propia Gran Canaria, creando por y para el mundo con la mirada puesta en el origen.

Presidente del Cabildo de Gran Canaria

Pedro J. BrissonPedro J. BrissonPedro J. Brisson

Me siento en el deber de hablar de un personaje del nacionalismo canario importantísimo de nuestra historia reciente. Quizás porque he notado en ciertos sectores historiográficos una extraña relación de consanguineidad o afinidad política con otros personajes, menos positivos en la construcción nacional, a los que se le da amplio margen para reescribir esa historia.

Por suerte, Carlos Suárez escribió un libro en 2006, titulado “Mañana será mejor”, en el que pudo exponer y aclarar cuestiones de su vida social y política, tratadas en otras publicaciones que carecían de total veracidad o con verdades a medias. Con respecto a este libro, -que a mi parecer a día de hoy está secuestrado-, no sé qué tirada tuvo, pero lo cierto es que está agotado desde hace mucho tiempo y no se ha vuelto a reeditar. No porque el autor no quiera, y eso me consta, sino porque la editorial, por el motivo que sea, no ha dado carta de libertad a su reimpresión.

Carlos Suárez, considerado como un abogado de la clase obrera, comunista e independentista. Constituye el primer despacho independiente para tal fin en 1961, en Las Palmas de Gran Canaria, para ello contó con la ayuda inestimable de tres componentes del Canarias Libre; Arturo Cantero, Luis Alsó y Armando León Herrera (éste último, es otro personaje nacionalista muy importante por su activismo de organización y combate y al que creo que no se le ha dado el protagonismo histórico que se merece), donde aportaban sus contactos con la clase trabajadora.

En esos momentos de lucha y trabajo por la construcción nacional, -y después de más de siete años de clandestinidad y exilio-, al margen de dogmas impuestos por el comunismo español imperante, alterna su trabajo de abogado con la constitución del Partido Comunista Canario y sus organizaciones de masas, Pueblo Canario Unido y el Sindicato Obrero Canario, donde el propio Carlos valora de fundamental, el trabajo de Ana Doreste en el aspecto organizativo, infraestructura, reclutamiento y formación.

Me resulta curioso que un compendio de personas que crean estás organizaciones en la clandestinidad, jugándose sus trabajos y sacrificando sus vidas tuvieran detractores que los tachaban de “pequeños burgueses” “que hacen el trabajo a la burguesía local”. Mientras tanto su consigna era: “¡Nada de etiquetas!” “...Nos empiezan -a tocar a la puerta-, entran troskistas, prosoviéticos, prochinos, cristianos. Analizábamos, discutíamos, concluíamos y a trabajar...”. “Nos habíamos ganado el podernos autodenominar el Partido Comunista (p), de provisional...”. “...Para colmo, estaba desde Argel, la radio de Cubillo que con su peculiar estilo y contenido llegaba a todos los rincones, exaltando y entusiasmando los sentimientos nacionalistas de las más variadas gentes en nuestras islas. Era el desborde”.

El propio Carlos reconoce que al igual que cuando la batalla en el PCC, “tiró la toalla”, aburrido, por los diferentes intentos infructuosos de crear posteriormente algo sólido. También añade en su libro que se considera: “Un idealista ingenuo, bien intencionado que, condicionado por el medio en que vivió, aprovechó sus condiciones para, viviendo el día a día, poder dormir cada noche con la conciencia tranquila; pero que debió equivocarse y se quedó solo. Pensando que mañana será mejor.”

Aconsejo leer este libro para entender el declive de tantas traiciones y rupturas, el tema es bien interesante, pero no puedo estar más de acuerdo con las palabras que me dijo en persona el propio Carlos Suárez, al que sabe que respeto y admiro; “Si algo te puedo transmitir Brissón, es que el cansancio no es una justificación”, “Hay que continuar en la lucha, y a día de hoy, sí que me arrepiento de haber permitido que nos ganaran la partida y haberme marchado por el cansancio a tantas traiciones”.

Y continuando con sus propias palabras, y para finalizar; quiero lanzar una pregunta que ya dejó publicada en “El Diario de Las Palmas” entre los días 9 y 12 de marzo de 1992, con el título de “Envido” y que sigue estando de actualidad: ¿Qué debemos hacer los que nos consideramos nacionalistas consecuentes, los que queremos la transformación radical de nuestra realidad colonial?

Jorge Dorta 2Jorge DortaLa aprobación de la Ley del Suelo es la constatación de la mediocridad de los dirigentes y el pueblo canario. Tras la crisis que empezó hace casi ya una década en el 2008, era evidente que Canarias necesitaba un nuevo modelo de desarrollo. Ese nuevo modelo no surgió y ahora reproducimos el modelo de desarrollo de depredación del territorio. Canarias como un solar en venta. El destruir el territorio es lo fácil, lo que puede hacer cualquier mediocre, cualquier inútil. Lo que no requiere ni de talento ni de habilidad. Sinceramente, que poca creatividad.
La aprobación de esta ley ha sido posible gracias a esa "maravilla democrática" que es la triple paridad que permite que Casimiro Curbelo con 5.000 votos que le dan 3 diputados, y la CoCa con 36.000 votos de las islas menores que le dan 11 escaños, juntos controlen casi el 25% de los diputados del Parlamento con menos del 1% del electorado canario. El resto para aprobar la Ley que destruye toda Canarias convirtiéndola en un solar lo ponen ATI y el PP.

En Canarias con Futuro ya dije que había dos formas de crecer, la primera usando mas recursos y la segunda usando mas materia gris, es decir incrementando la eficiencia en el uso de los recursos. El problema es que la primera no altera los equilibrios de poder y la segunda si.

En Canarias las cosas son al revés... el suelo liberalizado y el resto de la economía super intervenida cuando debiera ser la economia liberalizada y el suelo superintervenido. En Canarias hacemos lo contrario que debemos hacer, creamos chiringuitos extractivos y privilegios económicos a través del REF y las licencias para cuatro, al tiempo que damos barra libre al uso del suelo en unas islas con ecosistemas frágiles. Si algo caracterizó a los pueblos Amazigh que poblaron el norte de Africa así como a los pueblos canarios precoloniales, fue la modificación de los modelos de producción para hacerlos compatibles con la conservación y la continuidad de la vida en entornos difíciles como los insulares o los derivados de la progresiva desertización del Sahara. En los ultimos 50 años hemos acabado con esa tradición.

Si no creces consumiendo mas recursos debes crecer usando mas eficientemente los que consumes..... siendo más eficiente, y es ahí donde la libertad para dejar que la innovación prospere y que los equilibrios de poder se alteren mediante la destrucción creativa es importante..... por eso deberiamos tener el suelo ultraintervenido y la economía liberalizada..... para que en lugar de usar suelo usemos materia gris

Durante las legislaturas de Paulino Rivero como Presidente de Canarias se tuvo una ocasión histórica de empezar esa transformación necesaria del modelo de desarrollo de Canarias, era el momento, pero las decisiones de Paulino y su equipo fueron precisamente las contrarias al cambio. Soy consciente de las opciones que tuvo y por cuales se decantó. Trato de mantener el estatus quo, frenó el cambio aunque de cara a la galería se llenase la boca con "emprendeduría", "innovación", "Sodecan", "ACIISI" y la madre que la parió, de la misma forma que los políticos se llenan la boca hablando de ecologismo y renovables pero sin intención ninguna de implementarlas.

La realidad es que al frente de Sodecan pusieron a un inutil como Gerardo Morales, especialista en montar guateques con dinero público, al frente de la Plocan a otro inutil como Jose Joaquin Hernandez Brito, montando un mamotreto en las costas de Jinamar para estudiar el "Oceano Profundo" a 20 metritos de profundidad .... una profundidad que se puede estudiar perfectamente desde la punta del muelle de Las Palmas o de Santa Cruz sin tener que desembolsar los 50 millones de Euros que se llevo Satocan por la broma.

Lo de la ACIISI aun peor, el tonto guiando al ciego... y como aprenden unos de otros el error se vuelve viral y así nos va. Lo que tenia que haber sido la semilla para el cambio en Canarias se convirtió en un enchufadero de inutiles y parientes, en la creación de nuevas redes clientelares y en una payasada más de las que nos tienen acostumbrados.

Ahora el nuevo proyecto para Canarias de Clavijo y ATI es mas cemento y ladrillo,.... para ese viaje no hacían falta alforjas.... dan pena..... pero no son solo Clavijo y los suyos, son toda esa caterva de arquitectos, aparejadores, urbanistas y señores del ladrillo que hoy estarán de fiesta con concejales de los ayuntamientos abriendo botellas de champan para celebrar esa versión chusquera y belilla del capitalismo que padecemos en Canarias ... que mediocridad, que falta de creatividad, que pobreza,..

Como dice un buen amigo mio, asociado profesionalmente al sector de la construcción, este es un sector auxiliar; "somos conscientes que somos (la construcción) un sector necesario a los efectos de contribuir en la cadena de valor, pero que no podemos estar al frente del desarrollo, por que nunca un sector accesorio y auxiliar, puede ser prevalente. Eso es algo que las "mentes privilegiadas" de la FEPECO, y los "uñas negras" no entienden por que lo único que entienden es su beneficio y su desarrollo económico, no el desarrollo de canarias, sino a costa de los Canarios."

Durante los 26 años que han pasado desde la integración de Canarias en la Unión Europea nuestra economía no se ha diversificado, muy al contrario se ha intensificado el monocultivo turístico. De igual forma que la Cuba española fue una colonia azucarera y mercado cautivo, a día de hoy Canarias es una colonia turística y de mercado cautivo para los excedentes de producción de la industria española a la que le compramos más del 90% de nuestras importaciones totales sin que esto se justifique por la competitividad internacional de España, ya que de lo contrario seria un monstruo exportador como China y evidentemente no lo es. A estas alturas ya no es una opinión, estamos hablando de estadística. La destrucción de nuestro sector industrial y primario es más que evidente.

Ahora Clavijo y compañía dicen que la solución para Canarias es más de lo mismo. Pero los culpables no se quedan ahí,.. porque culpables somos todos por no saber derrocar una ley electoral que hace posible este desatino pero que tiene muchos defensores,.... que mediocridad, que pobreza espiritual, que pena...... no hemos sabido articular propuestas ni alternativas ni vehículos políticos creíbles.... y de eso no le podemos echar la culpa a nadie excepto a nosotros mismos.

Casi diez años llevo diciendo todo esto, y diez años que siento que he predicado en el desierto ... y cuando uno les canta las verdades del barquero a todos ellos, a unos y a otros, a los machangos con corbata y a los machangos bolivarianos, pues resulta que uno es un soberbio ... y tres piedras.

Como pueblo tenemos lo que nos merecemos.. y la naturaleza es tan sabia que si no has aprendido la lección te la repite...... solo espero que cuando la aprendamos no sea ya demasiado tarde

chema hernandezChema Hernández“El más mejor” Clavijo pugna con “el mas mejor Román”, al tiempo que “el más mejor Asier”, interviene en la lucha por el pódium; pero no queda ahí la cosa, también rivalizan con “el más mejor Antonio Morales” junto a Augusto Hidalgo, “otro más mejor” que también participa, aunque aún restan nominados “al más”, “el más mejor Carlos Alonso” o el recién llegado a “los más mejores” Pablo Rodríguez, que se integran en está reñida competición. Y es que nos sobran “más mejores”.

Por cierto se me olvidaba uno de los destacados a “más mejores”, Agustín Manrique de Lara, del círculo de empresarios de Gran Canaria, criadero de “más mejores”.

Ciertamente que tiempos éstos que vivimos. Y es que, en vez de tomates, deberíamos exportar “más mejores”, y de paso, para mantener la producción, deberíamos implantar la titulación de “más mejores”en las universidades de Canarias

Sí, estimado lector, aunque usted no lo perciba en su vida diaria, la vida en la colonia es maravillosa; no nos falta de nada y andamos sumergidos en la abundancia, sobrados de todo. No se resista amigo, usted no lo nota pero hable con ellos, usted es un privilegiado gracias a esta pléyade de genios que dirigen las instituciones en nuestras islas.

Hágame caso, olvide sus sueldos de miseria, o bien que no encuentra trabajo desde hace años, no tenga en cuenta la pobreza infantil, ni los porcentaje de exclusión social, ni las decenas de miles que se encuentran en el umbral de la pobreza, ni los que, a pesar de tener trabajo, tienen que acudir a comedores sociales para no morirse de hambre, ni las listas “de desespera en Sanidad”; tampoco a los miles que esperan por la percepción de alguna ayuda social. Nada de eso es importante. Tampoco venga con eso de que su hijo está en Australia, no es significativo, el chiquillo coge experiencia.

Lo que verdaderamente importa es que:

- Viajará por diez euros gracias a...Cuidado a quién se lo agradece, ya que los más mejores rivalizan, Clavijo 50%, Román 75% y Asier y el PP que lo concedió.

– Gozará de un acuario y una pasarela, además de una metroguagua que hará de Las Palmas de Gran Canaria, una gran ciudad. Aquí también pugnan por el pódium. Hidalgo y Doreste que lo pusieron en marcha, Cardona que lo proyectó o Pablo Rodríguez y el Gobierno de Canarias.

– Tendrá y tiene Gran Canaria, por primera vez, con un proyecto de futuro. Aquí se queda solo D. Antonio Morales, aunque si le digo la verdad estoy por saber qué proyecto es ese. Pero es grande y maravilloso.

– No tendrá problemas con el tráfico Santa Cruz- Laguna. Ahí está superCarlos Alonso.

- Ni se preocupará por la sanidad y la economía. Agustín Manrique de Lara y el círculo certifican que Pedro y Baltar lo tienen todo resuelto.

Y no olvide que tendrá donde refrescarse, en el Veril, con el nuevo parque acuático de Kiessling, bendecido por todos, Antonio Morales, Clavijo, Román el PP. Oiga y si se dedica a la agricultura, sin problemas, con la Ley del Suelo, pone usted una “discoteque” y su parking y a vivir que son tres días, que la ley del suelo sirve para eso, para beneficiar a la agricultura y la ganadería

Lo ve querido lector, en la colonia, nos quejamos de vicio. Si es que de ”más mejores” andamos sobrados.

No nos los merecemos.

En La colonia, julio del año de kaos

Wladimiro Rodriguez 2Los números, las cuentas y los cuentos nos alejan de algo básico en la historia de la humanidad. Aquí y ahora, lo rural y agrario lo asociamos a tiempos pretéritos. En unos años hemos olvidado la relación que tienen los pueblos con el suelo que pisamos, y la relación del mismo con el estómago.

Pedro Molina ha sido una referencia en la dignificación del mundo rural ante una cultura, la llamada globalización, que asocia modernidad con lo urbano, con la robótica, el whatssap.

Estamos convencidos de que los logros de la humanidad no pueden separar al hombre de la tierra, que las grandes preocupaciones de la sanidad, la educación, no pueden ignorar el suelo de donde salen los alimentos. Eso que llamamos la teoría del "Kilómetro cero" hasta aun a varios miles de kilómetros de las Islas. La rentabilidad económica se pone por encima, olvidando que los logros de la humanidad son logros sociales, o es un espejismo, fracaso cortoplacista que separa las demandas básicas por coyunturas comerciales y tecnológicas que nos alejan del entorno, en una falsa modernidad que margina, ignora, lo próximo, lo local, lo pequeño, lo nuestro. En cambio, la globalización, las bodegas de los barcos, los modelos insolidarios y egoístas ponen el resto. Disociamos lo que comemos, y nuestra tierra, incluso nuestra salud.

La agricultura y la ganadería, junto con el medioambiente, son asignaturas olvidadas tanto en el sistema educativo como en los valores prioritarios de nuestros pueblos. Los campos sin cultivar, la maleza, los incendios, las plagas en el mundo rural, los asociamos a los equipos forestales públicos, lucha contra incendios, las máquinas, los helicópteros, no al papel de los campesinos y los campos labrados.

No queremos animales en la proximidad porque tienen aparato excretor (solo se lo permitimos a los animales de compañía). Pedro, de una manera didáctica, incorpora las vacas y las cabras a las romerías, a la fiesta, frenando la hemorragia que sufría nuestro medio rural. La valoración de la vaca del país, las cabras y los burros entra en una nueva percepción de un mundo que había degradado lo nuestro, lo pequeño, lo de aquí. El arrastre, la romería, la revalorización del queso, la dignificación de los productos de la tierra ante un aluvión de productos importados.

La defensa de la agricultura y la ganadería, el freno al cierre de granjas ante la expansión de los adosados, ha tenido mucho que ver con Agate y la Cooperativa La Candelaria, con un tejido social creado en torno a la ganadería, una semilla que arraiga.

En una lectura de lo que ocurre con nuestro campo, la impronta de Pedro Molina ha marcado (no solo en Tenerife, sino en toda Canarias) la lucha por la dignificación del mundo rural, y en particular de la ganadería, siendo una gran referencia en La Laguna y todo su entorno. La localidad es hoy el mayor municipio agrario de Canarias, con casi dos mil hectáreas cultivadas, siendo con diferencia el que tiene más suelo sembrado de cereal, destacando el cultivo de millo como forraje para el ganado, siendo Pedro uno de los mayores agricultores de trigo de las Islas.

9. Sergio Graffigna 1Sergio Graffigna

Según Rosa Fregel tanto los hombres como las mujeres de origen subsahariano fueron discriminados por lo que sus genes han ido disminuyendo progresivamente tanto en los linajes paternos como los maternos. Esto implica que, en la actualidad, el linaje europeo en la población canaria representa más de un 90%, concluye, Rosa Fregel, la firmante de la investigación del Departamento de Genética de la Universidad de La Laguna.

Partiendo de la base de que, en primer lugar, no conozco el estudio y que, aun conociéndolo, seguramente se me escaparían sus intríngulis científicos, me gustaría apostillar como primera aproximación a este artículo que, conclusiones como éstas, suelen tener una intencionalidad interesada. Y es que hay un "nosequé", que sí sé qué puede ser, por demostrar que en Canarias no existe rastro de la población aborigen.
Está constatado documentalmente, infórmese si no lo sabe, que la conquista y colonización de las Islas Canarias no se produjo tras una batalla fatal y final, donde murió toda la población aborigen masculina y que se pobló con un ingente número de colonizadores; sino en una serie de batallas que minaron y fueron diezmando y acabando con las fuerzas guerreras aborígenes, no así con la población total.
Posteriormente, y una vez asegurada la plaza con un contingente militar, la población colonizadora, en mayoría masculina (las mujeres no solían viajar en aquellas épocas de colonizaciones y actividades navieras) fue arrivando de forma progresiva y, fundamentalmente, se asentó en las zonas cercanas a la costa donde se prodigó un creciente comercio.
Se facilitó, a partir de ese momento, el establecimiento, en puertos y zonas cercanas, de población europea y esclavos africanos que se mezclaba, por supesto, con la población aborigen. En el interior, a partir de la conquista, se mantenían poblaciones aborígenes, tanto en bandos de alzados como de paz, que no mantenían una relación tan estrecha con esas élites comerciales; más tarde, servirán, en su mayoría, para su uso como mano de obra por el cacique colonizador, con los que explotaba sus posesiones.
Si el estudio científico de referencia, se hace como dice el artículo, de los restos de cadáveres enterrados en la iglesia de la Concepción (centro neurálgico de la fundación de la ciudad de Santa Cruz de Tenerfe) en los siglos XVII y XVIII, es decir de doscientos a trescientos años después de la conquista ¿no cabría esperar, inexorablemente, que el porcentaje de ADN foráneo en esa población, de restos enterrados en La Concepción, fuera superior al aborígen?
Por otro lado, si el ARN mitocondrial, como bien dice el artículo, es fidedigno marcador de la herencia materna y, además, los foráneos machos suplantarón a los aborígenes en la figura de la herencia genética, como también lo dice ¿no cabría esperar que la descendencia tuviera inexorablemente una herencia bereber aborigen materna?
Ah! es cierto, que el autor parece que hace un requiebro para cambiar a las madres portadoras de la herencia aborigen, diciendo que se perdió dicha dotación genética por repudio social progresivo, entonces ¿quiénes las sustituyeron?
Por tanto, ese más del 90% de europeísmo en la población canaria en general, como se afirma en la conclusión final del estudio ¿no hará referencia a la población estudiada, es decir, a los cadáveres enterrados en la iglesia de la Concepción en Tenerife? y por tanto ¿son válidamente extrapolables los datos arrojados por el estudio de esos cadáveres con la población, no solo de todo Tenerife, sino de la globalidad de Canarias en ese periodo histórico?
A la luz de éstas, mis dudas, permítame el autor algún grado de escepticismo.
Es verdad, el ADN no es el que miente.