Raul VegaRaúl Vega

Agosto languidece entre arena y fuego a más de 30º. Es la mañana del último domingo del mes más desactivo y vago del año. El mes en que no si no estás de vacaciones, sales cuando terminas de trabajar. Pienso en las masas de personas en zonas turísticas, zonas recreativas, de acampada… De pronto un avión que se ve a lo lejos me recuerda que muchas otras personas, de las nuestras, estarán de viaje por otras latitudes, disfrutando de unas merecidas (o no) vacaciones de verano. París, Barcelona, Madrid, Bruselas, Roma, Florencia, Punta Cana, Banjul, Islas de Sal, Bangkok, Tokio… Lugares donde, de una forma u otra, se trata de desconectar del trabajo, los estudios o los quehaceres cotidianos.

En mi caso fui de los que madrugadores en irse de vacaciones, principios de junio. El resto del verano, al pie del cañón. Camino por tierra suelta, de esa que ensucia los zapatos, entre invernaderos bajo un imponente sol, el mediodía se acerca. A mi lado Tirma jadea y paro a echarle un pizco de agua. Sus carreras no entienden de calores, pero después le afectan. Los invernaderos se cuentan casi por cientos en esta zona de El Cardonal, en el municipio de Telde, bajo la montaña sagrada de Cuatro Puertas. Unos invernaderos están cerrados, pero no hay nada plantado. En otros se adivinan lo que mi ignorancia botánica me dice que son tomateros incipientes. Otros, en cambio, están abiertos y abandonados, son los que aprovecha Tirma para refugiarse del sol, ante mis indicaciones de que siga por el camino y no entre en lugar ajeno. Sin ni siquiera saber que de quién podría ser aquello…

La sensación de abandono lo invade todo. Me imagino un montón de mujeres y hombres haciendo trabajos ante aquel sol tan acuciante. Sin vacaciones, sin domingos, sin viajes culturales. Detrás, el dueño de todo aquello y los diligentes capataces, en un sistema laboral que no entendía de derechos ni de horarios. En ocasiones las personas que trabajaban en el sector vivían en cuarterías, infraviviendas sin condiciones mínimas que eran cedidas por el cacique. Todavía quedan restos de ese tipo de construcciones por esta zona. Aquella actividad frenética, aquel sistema de explotación laboral, cuasi esclavista, ha quedado reducido al olvido, a los restos de los invernaderos abandonados y a la memoria familiar. En nuestra memoria colectiva, en nuestro día a día, no son comunes los detalles que englobaban a esta actividad, desde la recolección del tomate al empaquetado.

Lo único que queda en la memoria son los restos de invernaderos abandonados, que afean el paisaje e inutilizan la zona. Y digo yo, ¿no se podrían aprovechar las construcciones ya hechas para reutilizarlas de otra forma? Desde la ignorancia, pregunto de manera abierta a algún arquitecto si no sería posible aprovechar la construcción ya realizada para adecuarla y hacer algo, quizá un museo de la memoria de la aparcería. Sin embargo hay tantos invernaderos, no solo en esta zona sino en todo el este y resto de la isla, que las posibilidades son ingentes. Como también existen museos dedicados a esta actividad, por ejemplo el Museo de la Zafra en Vecindario. En antiguas ciudades industriales aprovechan las fábricas abandonadas para aprovecharlas en todo tipo de iniciativas. Me pregunto si esta posibilidad no sería posible en nuestro caso.

Dentro del eslabón de la cadena, tenemos que hablar de las empaquetadoras, un sistema casi esclavista de opresión a la mujer. El Cabildo de Gran Canaria distinguió a las empaquetadoras de tomate en su última entrega de Honores y Distinciones. Gloria Herrera, presidenta de la Asociación de Empaquetadoras de Tomate, describe así su labor: “Nosotras nos encargábamos de separar las piezas por color, tamaño y calidad, se distribuía en las mesas para luego meterlas en cajas. Empezábamos a las ocho de la mañana y terminábamos a la una de la madrugada. Los sábados se podía prolongar aún más la jornada”. Los sueldos de miseria, las condiciones leoninas o la arbitrariedad de los capataces, eran una constante en su actividad. Todo ello lo está recopilando Domingo Viera, uno de los fundadores del Sindicato Obrero Canario y sindicalista de la rama de aparcería y empaquetadoras. Viera recoge el testimonio olvidado de las empaquetadoras de tomate, en un volumen que verá la luz en otoño.

En medio del mes más vacacional del año, mis pies transitan por los espacios en los que trabajaron las personas que no tenían vacaciones, permisos sin sueldo, derecho a asistencia sanitaria ni casi derecho a la dignidad. Son las madres, los padres, abuelas o abuelos de las personas que se trasladan a ver la Torre Eiffel, que hablan maravillas del estilo de vida holandés, que se bañan en hermosas playas de la costa Dálmata o que descansan acampando en Cofete. Mientras viven su vida sin más preocupaciones que hacerlo dignamente, algo harto difícil en la Canarias turística de hoy, su memoria continúa soterrada en invernaderos abandonados que dibujan paisajes lunares en medio del camino. Ahora son testigos del sol, pero lo serán de la lluvia y el viento. Y ahí seguirán, en pie, viendo impasibles el tiempo mientras nadie les parece prestar atención. Ellos se quedarán, yo interrumpo mi pensamiento para, con un grito, poner rumbo a lo cotidiano: “Tirma, vamos”. Yo también soy nieto de aparceros, hijo de empaquetadora.

 

Raúl Vega en Tamaimos

Chema TanteChema Tante

Ya mucha gente sabemos que el genuflexo Clavijo y su partido de la corrupción canaria, CC, tienen de nacionalista lo que mi tía de lagarterana. Nada. El único norte y obsesión de esta empresa con forma de partido es el 20 % y demás beneficios que pueda obtener de la adjudicación de obras y servicios que permiten los presupuestos. Por eso esta banda organizada solamente se preocupa y pierde hasta la apariencia de la dignidad de la que carece, cuando contempla que se aleja la posibilidad de aumentar las partidas de dinero que vengan para estas islas cuyo pueblo nunca está invitado a las cuchipandas financieras de la gente de arriba.

El genuflexo Clavijo se irrita porque observa que la acción política y la resistencia social del soberanismo catalán está estremeciendo las estructuras de este estado de lo que queda del imperio español. El genuflexo Clavijo se inquieta, porque comprueba que el ciego fanatismo centralista español no acierta a encontrar las soluciones democráticas para las legítimas aspiraciones de tantos millones de personas que, no solamente en Cataluña, exigimos respeto al derechoa  decidir. Y que la complicación que la lucha popular catalana introduce en las negociaciones financieras, arrastra a las de otros territorios. Claro, el genuflexo Clavijo no entiende que para el soberanismo, la cuestión de las perras pasa a segundo plano, detrás de las luchas por la dignidad ideológica. Porque, como digo este berringallo que preside el gobierno canario y su partido, solamente han utilizado el nacionalismo como un instrumento de su acción política que se reduce a la busca irrefrenable del interés particular.

Este sujeto que se llama nacionalista se ha atrevido a calificar como "el revoltoso de la clase", a quienes desarrollan una acción decidida y valiente en defensa de sus ideales. Esto que el genuflexo Clavijo debe pensar que es una mataperrería ingeniosa, pero que revela sus carencias ideológicas, lo puede escuchar quien tenga el estómago para ello, en el audio de la SER, LA VENTANA DE CANARIAS, a partir del minuto 1. Y también pueden escuchar, a continuación, al segundo, el ático canarión solitario, Pablo Rodríguez, muy cabreado, porque se retrasa el convenio de carreteras. Mucho cuidado con eso, porque el 20 % de unos miles de millones, son una pasta ¿Saben ustedes?

Entiéndaseme bien: Yo creo que el genuflexo Clavijo tiene perfecto derecho a ser españolista. A lo que no tiene derecho es a mentir. El genuflexo Clavijo, como la madrileña Oramas o el ático canarión solitario Rodríguez y demás gente aprovechada, tienen perfecto derecho a buscarse desarretadamente las perras. A lo que no tienen derecho es a hacerlo por la vía de mamandurriar los presupuestos públicos 

Canarias, por culpa de las manipulaciones mediáticas pagadas con ese dinero mal habido, lleva lustros sufriendo una gestión política de ese pútrido partido Cc, allá en España y acá en la nación canaria, que se ha basado en la busca y obtención de jugosos presupuestos, convenios de carreteras, financiaciones de todo pelaje, con el resultado patente de que ocupamos, en manida pero siempre vigente frase descriptiva "el peor lugar en lo bueno, el primer lugar en lo malo". De nada ha servido la tirijala de miles de millones de pesetas, entonces, euros, ahora, que ha conseguido el gang que hoy lidera el genuflexo Clavijo. Porque ese dinero no ha servido sino para lo mismo, para enriquecer a la insalla sinvergüenza.

Por cierto que, en la mañanita de este viernes 7 de septiembre, escucho al periodista de cabecera, profesor aúlico, 'Pomarés' (no es errata, le pongo la tilde para ridiculizar su ignorancia al pronunciar nombres de otras lenguas) salir, como no, en defensa de quién tanto quiere y a quien tanto debe, el genuflexo Clavijo, por la vía de afear lo que él llama "el derroche catalán", comparándolo con la exigua deuda pública canaria. No dice 'Pómares'  que la pasta que se estallan en Cataluña y la que no se invierte en Canarias, ponen a los respectivos pueblos de ambas naciones en abismales diferencias en materia de bienestar social.  Pregunta el profesor periodista mago de la comunicación qué se hace con el dinero público que se destina a Cataluña. Y yo, Chema Tante, lo que me pregunto es que si tanto es el desastre financiero catalán, por qué demonios no les dejan mandarse a mudar. 

Por eso, en tanto que el soberanismo catalán,  por su lucha ejemplar y valerosa,  recibe el apoyo y aplauso de las personas nacionalistas de verdad, el genuflexo Clavijo lo llama "el revoltoso de la clase". Qué gracioso, el muy ruin nacionalista de... mentira. (Por no decir lo que me pide el alma y me impide el decoro que yo, sí tengo).

Chena Tante en la Casa de mi tía

Pedro GonzalezPedro González Cánovas

A los españoles les vendieron un cambio importante que empezaba con la muerte del dictador y el inicio de una época denominada “transición”. Un episodio histórico que interpreta un nuevo Estado democrático (bajo el complejo denominador de “Monarquía parlamentaria”) y que todo el mundo sabe cuándo empezó, pero que -evidentemente- nunca ha terminado. De hecho, por el camino, se endurece una legislación que protege cualquier tipo de intervención policial: con argumentos de lucha antiterrorista; de prohibición de grabaciones a los cuerpos seguridad mientras intervienen; y, quizás lo más notable en la vida diaria, un nuevo concepto de “libertad de expresión” que se aleja mucho de “libertad” y dice mucho del control nacionalcatólico de antaño que sobrevive en la España actual.

Son los votos de muchos trabajadores los que mantienen a partidos de derecha, con actuaciones neoliberales y trazos capitalistas, que incurren continuamente en casos de corrupción de todo tipo. Incluso, de violación de la Ley Electoral, sin que ello le cueste a la organización la repetición de elecciones. 

Con esos mismos votos, y unos pocos más que recibe una pseudoizquierda u oposición a aquella derecha, pactan la introducción en la carta magna del mantenimiento de los bancos (Art. 135 en 2011) como una responsabilidad antepuesta a la de los ciudadanos, por ejemplo. El resultado está a la vista, aunque -quizás- desde donde es menos apreciable es desde el interior del Estado español, gracias a la flota mediática local.

La realidad es que hay gente presa por ideología política o por manifestarse pacíficamente; personas en prisión por ofensas a la monarquía o al propio régimen, etc. A todas estas, el tribunal de Derechos Humanos (DDHH) de Europa (el de Estrasburgo) no puede quitarle el ojo a España, que encabeza el ranking de países de la Unión Europea más sancionado por violación de DDHH. Ese es el Estado que no muestran los medios de comunicación españoles.

Ahora mismo, hay personas en el exilio que corren peligro de ser encarceladas por su ideología política, por sus manifestaciones públicas contra la monarquía o por su ateísmo confeso. En definitiva, en el sur de la Unión Europea sigue imperando un régimen nacionalcatólico enmascarado de democracia; y así seguirá siéndolo mientras el resto de la UE se limite a esgrimir su vergüenza ajena o esos votantes no tengan valor para producir un cambio auténtico. Desde luego, sin que eso signifique que el nacionalismo más rancio del Estado (el nacionalismo español) desaparezca con un recuento de votos. 

Y en Canarias, más acomplejados que nunca y a la expectativa de lo que pasé en Madrid; con más paro que el resto del Estado, los sueldos más bajos, la cesta de la compra más cara, el peor empleo, uno de los mayores pesos poblacionales… No deja de hacer buen tiempo y, de nuevo, tenemos ya casi los carnavales encima.

 

Pedro M. González Cánovas

Miembro de Alternativa Nacionalista Canaria (ANC)

 

Chema HernandezChema Hernández Aguilar

“El margen territorial para el crecimiento es estrecho, tras décadas de expansión urbanística, así como la amplitud de los espacios protegidos (más de la mitad de la superficie del Archipiélago). Aunque es probable que la recuperación económica en curso y su condición de destino privilegiado en el entorno europeo reactive el proceso urbanístico en los próximos años.”

“La densidad demográfica es tres veces más elevada en Canarias que el conjunto del país. La estructura urbano-territorial es sensiblemente más densa y, con una media de casi 24.000 habitantes, los municipios canarios tienen una población cuatro veces mayor que la media española.”

La economía de la Comunidad Autónoma de Canarias: diagnóstico estratégico. Caixabank, enero, 2018.

Entre Shanghái y Karachi

Estas dos afirmaciones y otras de este informe dedicado a la población en Canarias reflejan, con expresiones leves y formales, la auténtica realidad de archipiélago, el crecimiento de la densidad de población es insostenible. Así, por ejemplo, Las Palmas de Gran Canaria y Puerto de la Cruz, con densidades similares a Shanghái, muestran la verdadera esencia del problema y la urgencia de detener el flujo de inmigración hacia el Archipiélago.

En 2014, Shanghái tenía una densidad de población de 3,800 personas por km², en 2011, Karachi poseía una densidad de 1,288 residentes por km². Los principales núcleos de Canarias, o están en está horquilla de estas ciudades( Las Palmas de Gran Canaria, Arrecife, Puerto de la Cruz, Santa Cruz, La Laguna) o se aproximan vertiginosamente.  Otros muchos se acercan a los 1000 habitantes y otros presentan crecimientos interanuales importantes, frente a estos hechos no podemos mantener una actitud pasiva, con un 25% de la población foránea las islas se densifican cada día que pasa.

Algunas cifras significativas

La cifras de densidad de población en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria intimida, con una población de 377.650  residentes que habitan 100.5 km², la densidad de población se encuentra en 3.757km², cuatro habitantes por metro cuadrado en el territorio, unos 25 cm²por habitante. De igual manera las de Puerto de la Cruz, con 8´7 km² de superficie, tiene una densidad de población de 3553 habitantes,según algunos informes, o 3.390 habitantes, cifra que hemos obtenidos con nuestros cálculos, un auténtico disparate, entre 2,25 y 30 cm por habitante. Arrecife 2576 por m² en 22,72km² es un buen ejemplo de otro monumental disparate.

Telde con 996 habitantes por Km², prácticamente le corresponde un m² a cada ciudadano. En el municipio de Puerto de la Cruz la densidad es de 3553 habitantes, unos 28´57 cm² por habitantes. La Laguna 1534 habitantes por km²  y Santa Cruz con 1370 km²,  Santa Lucia 1143 habitantes por km², Arucas con 1131, Arona con 967, Los Llanos de Aridane, 560. Los Realejos, con 634 habitantes. En los sures encontramos amplios espacios protegidos, así en Adeje, con más de 45% del espacio protegido la densidad de población estaría en el resto de su superficie en un entorno de 892.

Otras metodologías como la utilizada en el Plan de Movilidad de San Bartolomé de Tirajana establece:

“Como conclusión, y tras los supuestos realizados, se puede decir que la carga poblacional del territorio de San Bartolomé de Tirajana en el año 2022 puede ser de 444.394 personas, entre las que están incluidos los residentes, los que van a trabajar, los que estudian, los que tienen una segunda residencia y los que van de turismo.” Plan general de ordenación, Informe de movilidad.

Esta metodología que incorpora todos los factores apuntados en esa conclusión muestra la presión a la que están sometidos los municipios turísticos de Canarias.

En el artículo anterior apuntábamos unas cifras de presión sobre el territorio causada por la población itinerante de visitantes, el informe antes citado de Caixabank señala otras que se aproximan a los cálculos que habíamos realizado, así afirma el informe:

“Según datos de Frontur, en el año 2016, las Islas recibieron 13,3 millones de turistas internacionales (17,6% del total del país), lo que supone una ratio de más de 6 turistas por cada residente (muy superior a la ratio de la media española, de 1,3). Si sumamos los viajeros procedentes de otras comunidades autónomas (5,7 millones) y teniendo en cuenta la duración media de los viajes, se obtiene un promedio de 391.161 turistas al día, lo que equivaldría a aumentar un 18,6% la población. Esta situación implica una fuerte tensión en todos los sistemas de atención a personas de las Islas, pero también hace del archipiélago un laboratorio para el buen trato y la fidelización del turista asociándolo a una oferta de bienes y servicios producidos en las Islas.”

Si, con todos los datos que ya se han aportado, no queda clara la necesidad de limitar la residencia en Canarias, añadimos dos más:

  1. Una proyección realizada por el ISTAC indica que hacia el 2019 en lo que se refiere a Tenerife:
  • La comarca sur registrará un crecimiento entre 2015 y 2019 que será casi el triple que el previsto en el área metropolitana y prácticamente el doble que la zona norte de la Isla.
  • La proyección apunta a un aumento del número de residentes en el Sur del 7,5% en ese intervalo de cuatro años
  1. El COMITÉ DE EXPERTOS SOBRE POBLACIÓN E INMIGRACIÓN EN CANARIAS para el Gobierno de Canarias elaboró un informe en 2002 en el que se afirmaba:

    – “Pues bien, entre nosotros, el razonamiento es bien sencillo. Canarias está densamente poblada, su territorio soporta una fuerte presión densificadora, su economía está muy polarizada y ha crecido explosivamente en los últimos años. Las inmigraciones se han disparado en esta década pasada llegando a ser un componente muy alto en islas como Fuerteventura y Lanzarote, así como en los núcleos y zonas colindantes de los espacios turísticos. “

    Comité de Expertos sobre Población e Inmigración en Canarias. Borrador del Diagnóstico, aprobado por el Pleno del Comité de Expertos en su sesión del 23 de diciembre de 2002.

    Transcurrido dieciséis años no sólo no es valida dicha descripción sino que la presión densificadora es mucho mayor. Los rasgos descritos en 2002 se han acentuado gravemente.

    En aquel mismo documento se proponía el control migratorio y se establecían una serie de posibles vías legales, que se expresaban de la siguiente manera:

    – “Para ello, respetando la distribución de competencias establecida por la Constitución y el Estatuto y los compromisos comunitarios de España, tal como ahora son y sin descartar lo que pueda resultar de su modificación, se proponen las siguientes vías para obtener una ampliación competencial sobre la materia:

  1. d) Cuarta, la negociación con el Estado de nuevas normativas estatales sobre los flujos de población, al amparo de los arts. 13 e/ y 37,1 EACan y, en su caso, con la Unión Europea al amparo del art. 37,2 EACan. La propuesta prevista en el art. 37,1 no es vinculante, pero dada su substantividad (distinto al art. 13 e/) obliga a trabar un proceso negociador. e) Quinta, la negociación de transferencias competenciales al amparo de lo dispuesto en el art. 35 EACan en relación con el art. 150,2 CE. “
  2.  

    Comité de Expertos sobre Población e Inmigración en Canarias. Borrador del Diagnóstico, aprobado por el Pleno del Comité de Expertos en su sesión del 23 de diciembre de 2002.”

    Conclusiones provisionales:

    A falta de la tercera parte de esta serie desde el punto de vista del territorio, de la incidencia en las costas y el medio ambiente, de los recursos hídricos y energéticos, del transporte y la movilidad, de la economía y el empleo, también desde el ámbito de los servicios, de la dimensión sociocultural y política, apuntamos unas breves conclusiones a este apartado. Advierto al lector de que, a medida que profundizo en la cuestión, se amplia el campo de análisis. Espero poder concluir con la tercera entrega, pero no puedo garantizar que sea así, disculpen pero la naturaleza del problema exige el mayor rigor en el tratamiento de dicha problemática.

  1. La carga sobre el territorio adquiere proporciones alarmantes, no es sostenible este crecimiento poblacional.
  2. Es urgente que se produzca un debate social sobre la limitación de la residencia y la adquisición de bienes inmuebles por no residentes, aspectos que desarrollaremos.
  3. En tanto que Canarias no adquiera naturaleza de estado es necesario que se negocie y legisle las fórmulas jurídicas que permite la UE en el supuesto determinados territorios no continentales integrados de facto en la UE y que tienen su fundamento en otros territorios que ya tienen dicha limitación.

    4. Canarias no puede convertirse en el lugar de retiro de los europeos. El 42% de las viviendas vendidas en              Canarias en el primer trimestre de 2017 se vendieron a extranjeros. El grupo de migrantes residenciales se incrementa considerablemente y se extiende por todo el territorio y no necesariamente en las zonas.

Manuel Marrero 2Manuel Marrero

Estamos a las puertas de un nuevo curso escolar. Y en Canarias, el principal problema social y educativo es la pobreza. Tenemos los índices más elevados de pobreza y exclusión social del Estado español y de la Unión Europea, superando el 45%, y de manera especial entre los niños y niñas

Sin embargo, el Gobierno de Canarias mira para otro lado ante esta gravísima situación. No parece que la pobreza sea un problema que tenga que ver con un partido que lleva más de un cuarto de siglo gobernando en Canarias. Tampoco la educación la consideran una prioridad. No existen políticas transversales que atiendan los problemas desde los distintos frentes. Su medida estrella en Educación ha sido el impulso a los E-sports. Ese es el nivel de nuestro Gobierno.

Recientemente, el Consejo Escolar de Canarias emitía un informe en el que aconsejaba al Gobierno de Canarias que facilitara que la población escolar pudiera tener acceso desde los centros educativos, y con apoyo de otras Consejerías, a tres comidas diarias.

¿Qué podemos esperar del Gobierno canario del Sr. Clavijo, que incumple de forma reiterada la Ley Canaria de Educación, aprobada en 2014 y que preveía que en 2022 se dedicaría, al menos, un 5% del PIB? Teniendo en cuenta que en el momento de la aprobación de la Ley Canaria de Educación, 2014, el presupuesto de Educación representaba un 3,8% del PIB, en 2018 ya debería haberse situado en el 4,4% para cumplir lo establecido en dicha Ley. Para cumplirse lo legislado, del actual 3,62% del PIB deberíamos pasar hasta un 4.6% del PIB para 2019. Y, sin embargo, estamos reivindicando otro año más llegar a un 4%, misión que parece imposible con este Gobierno de Coalición Canaria, preocupado por los negocios de sus poderosos amigos y despreocupado de los derechos de la mayoría social.

Se hace necesario asegurar la adecuada financiación del sistema educativo, lo que obliga a asumir política y socialmente que la financiación educativa debe partir de la máxima de que la educación no debe considerarse como un gasto, como la subvención de un servicio, sino como una inversión que tiene repercusiones de gran calado socioeconómico.

En consecuencia, la inversión en educación debe garantizarse como una prioridad en la Comunidad Autónoma de Canarias, por su rentabilidad individual y social (empleo, sanidad, servicios sociales, etc.), por el papel estratégico que juega la formación como generadora de progreso y bienestar personal y social, y, por tanto, como recurso para mejorar la situación socioeconómica actual y requisito imprescindible para el desarrollo futuro de Canarias.

Ya en 2017, el propio Consejo Escolar de Canarias instaba "al Gobierno de Canarias y al Parlamento de Canarias a que en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma Canaria para el ejercicio de 2018 se dedique al menos el 4% del PIB para Educación y solicita que la subida del 3,57% al 4% se destine a la Enseñanza no universitaria, incluida la etapa de Educación Infantil de 0 a 3 años". La ONU recomienda invertir en infancia. Los presupuestos deben tener enfoques de infancia. El Gobierno hace oídos sordos a la educación y a la pobreza.

Con esta finalidad, desde el grupo Parlamentario de Podemos presentamos una Proposición No de Ley para que se cumpliera el objetivo del Consejo Escolar de Canarias, que fue apoyada mayoritariamente, con la abstención de Coalición Canaria.

En estos días, nos enfrentamos ante un nuevo curso: la pobreza no ha disminuido y la inversión en educación no ha aumentado. Y el gobierno no está ni se le espera para dar solución a estos graves problemas.

Necesitamos medidas urgentes, que faciliten una medida de rescate social, una prestación por hijo o hija a cargo, que garantice en primer lugar, la comida diaria de toda la población escolar y, en segundo lugar, la gratuidad de los materiales escolares para todo el alumnado necesitado. Y no hay que esperar a los presupuestos para 2019. El Gobierno tiene nuestro apoyo para aprobar un crédito extraordinario con esta finalidad.

Hay que apostar por una vuelta al cole más llevadera para las familias y por una vida más digna para la infancia.

* Diputado de grupo parlamentario Podemos Canarias

 

HarimaguadaColectivo Harimaguada 

El Colectivo Harimaguada lamenta la actitud del gobierno español de  revocar la autorización que dio el Ministerio de Trabajo a la Organización de Trabajadoras Sexuales (OTRAS), paralizando así una iniciativa democrática de autoorganización del colectivo de trabajadoras y trabajadores sexuales en defensa de sus derechos laborales. 

Así mismo este Colectivo muestra su asombro y desconcierto ante las declaraciones de diversos representantes del gobierno y ante el debate generado, en el que se llega a confundir, una vez más, la prostitución con la trata de personas con fines de explotación sexual, creando así estereotipos estigmatizadores que afectan directamente a las trabajadoras del sexo.  Precisamente es el estigma asociado a ganarse la vida con la prostitución el mayor problema al que éstas se enfrentan, y políticas e intervenciones como la que analizamos, lo magnifican.

La realidad no se puede falsear, estableciendo adulterados y emocionales debates en torno a  prostitución sí o prostitución no. Estamos de acuerdo en que el trabajo sexual se está generando en un sistema neoliberal y hetero-patriarcal, en que somos muchas las personas que luchamos contra él y por construir una sociedad centrada en las necesidades humanas,  igualitaria, diversa, equitativa y justa, donde todas las personas tengamos los mismos derechos, donde todas las mujeres del mundo podamos tener una vida autónoma, digna y libre.

Pero también hemos de reconocer que no podemos ignorar a las personas que participan voluntariamente (dentro de los límites que nos permite esta sociedad) en la prostitución, que se reconocen como trabajadoras y que están exigiendo cuestiones básicas como lugares seguros para trabajar y derechos laborales y  sociales.

Lo que realmente debería provocar indignación es que  la patronal del trabajo sexual, los empresarios de clubes de alterne, estén organizados y reconocidos legalmente para preservar sus intereses  y que  las trabajadoras no puedan auto organizarse para defender sus derechos.

Ante ello solo podemos estar a favor de los derechos de las trabajadoras del sexo o condenarlas al abuso laboral, la exclusión y la clandestinidad, pues es evidente que las políticas sancionadoras no han logrado sus objetivos, aumentando la vulnerabilidad de las personas a las que pretende proteger. Solo nos corresponde plantearnos qué podemos hacer para contribuir a mejorar sus vidas dentro del sistema actual, pero teniendo cuidado con pensar que somos nosotras las que tenemos estas respuestas, sin  contar con ellas.

Las trabajadoras del sexo se reconocen como trabajadoras y están exigiendo derechos. Es imprescindible que la sociedad las escuche para hallar nuevas perspectivas al tratar y hablar de prostitución, que no las prive de esos derechos humanos básicos.

Y uno de los primeros pasos para lograrlo pasa por su auto-organización, pues ésta las fortalece como protagonistas de sus vidas, permitiéndoles visibilizarse públicamente, crear conciencia colectiva  y reivindicar sus derechos. La visibilización pública de las condiciones en las que están trabajando contribuye también a romper con el estigma de la prostitución y con los estereotipos con los que se les define.

Lo cierto es que no existe ningún otro sector en el que se permita tener a trabajadores sin que estos se puedan sindicalizar. Recordemos que la compra y venta de sexo por parte de personas adultas no es un delito penal en el Estado español, y que también es legal tener un establecimiento en el que haya prostitución siempre que las trabajadoras del sexo sean adultas, independientes y no presionadas y  que la propietaria o propietario no obtenga beneficios económicos de su trabajo (entendiendo éste como el “contacto carnal”), trabajadoras que ven sistemáticamente vulnerados y desprotegidos sus derechos.

La autoorganización de las trabajadoras y los trabajadores del sexo no va a promover mayor explotación sexual. Muy al contrario, dará apoyo y reconocimiento público a quienes llevan reivindicando derechos y denunciando la explotación sexual desde hace mucho tiempo. Como en cualquier otro sector,  las empodera, haciéndolas menos vulnerables ante el abuso y la explotación.

Por lo tanto, un gobierno que se autodefine como progresista debería aplicar políticas sobre trabajo sexual basadas en los derechos humanos y en una perspectiva feminista de justicia social, donde los espacios de participación y representación de estas mujeres y el reconocimiento de sus derechos sean una realidad.

Queremos derechos para todas, todas, todas, desde el reconocimiento de las necesidades y realidades diversas y concretas y partiendo de la aceptación de sus posibilidades como sujetos dueños de sus cuerpos y de sus vidas. ¡Esperamos que seamos capaces de avanzar en este camino!

Colectivo Harimaguada