chema hernandezCC afirma que Canarias está “en mala posición” para la financiación. Con este presidente siempre cabe la duda de si es negligente, malintencionado o simplemente débil y lento su encefalograma; casi me inclino a pensar que las tres características le son propias. Y que, más que mala posición, habría que decir que no están, que no existen, ni cuentan.

Tal vez la posición es de arrodillados o cuerpo a tierra. Ya hace varios meses, creo que lo recuerdan, en su afán y el de su Gabinete de emborronar páginas de tinta y fotografías, además de una especie de extraña y fanática motivación por salvar a las Españas, que no a Canarias, se le ocurrió al presidente la brillante y estúpida idea de iniciar una especie de camino de Santiago por las Españas para que los presidentes de las autonomías españolas apoyaran su propuesta de que Rajoy convocará una reunión de presidentes para la financiación autonómica.

Dicha genialidad transmitía un solo mensaje, reunámonos los iguales, los que tenemos un mismo estatus, y resolvamos en igualdad de condiciones. En pocas palabras, en un plis plas borró la historia de la fiscalidad de Canarias. Como correctamente ha afirmado Normando Moreno sobre los pactos históricos entre el rey Fernando el Católico y el rey Fernando Guanarteme: “De dichos pactos se derivan, entre otros puntos, las especialidades fiscales que ha tenido Canarias, elementos que en estos momentos de negociación del REF tienen una relevancia especial”. Normando Moreno añade: “La prueba es que estamos en el vagón de cola de todos los parámetros que definen al estado de bienestar y con un veintiocho por ciento de la población bajo el umbral de la pobreza”.

Fernando Clavijo es el máximo responsable de haber asimilado la financiación y, por tanto, la fiscalidad, al sistema autonómico de las Españas. Al primero convocar y luego asistir -no asistieron ni Euskadi ni Cataluña-, ha puesto a Canarias al mismo nivel, en el mismo rango y estatus que Murcia o Cantabria.
Tras este absurdo que iguala a Canarias a la baja y que ignora lo que desde los pactos primigenios de la colonización se establecieron, se queja de que Canarias parte de malas condiciones para obtener resultados positivos en la financiación. Canarias no parte, es este Gobierno y su presidente el que la ha colocado en debilidad, en precario, asemejando e integrándose en un juego de financiación que no nos incumbe. En cualquier caso, es una negociación solo bilateral entre las Españas y Canarias, conforme a los derechos históricos.

Este presidente nacionalista, nacionalista español, está más preocupado de la unidad de las Españas, de lo que acontece en la metrópoli, que en defender los intereses, aunque sean cortoplacistas, de Canarias. Eso sí, se ocupa de satisfacer a los poderes económicos, por ende a las Españas, con la Ley del Suelo, que permite la extracción permanente de recursos de las Islas.
Un dato reciente, Canarias participa con el 33% en los ingresos de turismo en las Españas. La sumisión permanente a las Españas, al Gobierno del PP, inspirada en su gurú Oramas, su iniciadora, lleva, no a negociar, sino a aceptar graciosamente lo que las Españas le otorguen y algún trapicheo que obtenga de propina.
El entreguismo de este presidente coloca a Canarias en el disparadero de la pérdida de cualquier fortaleza para establecer ninguna negociación con las Españas.

En otras palabras más gruesas, traiciona y está traicionando los derechos que, desde la colonización, de una manera u otra, con numerosos menoscabos, se conservaron.

Dicho lo anterior, advirtiendo que para el que suscribe el establecimiento de un estado democrático y libre en Canarias es el objetivo, mientras ello se produce, cualquier retroceso nos aleja y dificulta dicho escenario, ya que desfiguran externamente nuestra realidad, asimilándola a las autonomías españolas, al tiempo que causan un grave perjuicio al aquí y ahora de los canarios y canarias.
En África, a cuatro de marzo del año del kaos.

Jorge DortaCarlos Alonso, el presi del Cabildo de Tenerife, dice en el panfleto de los cinco cabildos contra la reforma de la ley electoral canaria una sarta de mentecatadas y simplonerías que vamos a contestar aquí una por una. Quizás Carlos Alonso piense que todos los canarios somos una sarta de simplones y sanacas a los que puede engañar. Vamos a demostrarle que no es así.

Primero, dicen que el panfleto que han firmado «intenta desarrollar y consolidar un pensamiento político que ha permitido construir la realidad de Canarias" . Pues precisamente Carlitos y compañía ese es el problema. La Canarias actual no es el paraíso idílico que nos quieren vender sino una región subdesarrollada con alto niveles de paro, de pobreza, de marginalidad y con pocas expectativas donde los jóvenes con talento son forzados a emigrar y solo viven bien los cuatro pegados a la teta de las administraciones y a la mamandurria del REF que llevan mucho tiempo con la mano metida en la lata del gofio y comiendo juntos en la misma pileta.

Los datos están ahí y son evidentes. No admiten discusión. Después de tres décadas de REF y de integración en la UE como Región Ultraperiférica ya no hablamos de suposiciones sino de estadística, la de las últimos 30 años. 

Segundo, dicen que el actual sistema es un modelo que ha conseguido «una Canarias mejor, que no ha producido ningún conflicto entre islas y que responde a la generosidad de todas ellas para hacer realidad una fórmula que ha servido para unificar y construir un solo pueblo»....... y tres piedras para el rey. Todo lo contrario. Lo que ha generado son siete reinos de Taifas, corrupción, expolio del territorio, y la creación de mil y un chiringuito extractivo para saquear la riqueza y las oportunidades de desarrollo de este pueblo.

Que Coalición Canaria no tiene un proyecto país a pesar de llevar más de tres décadas gobernando es público y notorio. La política educativa, la política social, la política cultural y la programación de la RTVC es prueba más que suficiente de ello. Da igual que saquen la bandera con las siete verdes en sus Congresos porque hay una clara diferencia entre lo que dicen y lo que hacen. Ustedes, al igual que los españoles, han demostrado con creces que no son dignos de confianza.

El objetivo de todo cacique, de todo oligarca y de todo tirano es eliminar la librecompetencia tanto política como económica para perpetuarse en el poder y poder saquear la riqueza del país y a sus habitantes. En Canarias eso se traduce en el REF, el estatus de Región Ultraperiferica y sobre todo en la Ley Electoral Canaria que es la piedra angular de todo el tinglado.

Tercero, dicen que "algunos expertos bolivarianos que los votos en el Parlamento han servido para afianzar unas élites caciquiles en las islas periféricas". Mire Don Carlos, deje de manipular con propaganda barata tratando de hacer ver que esto es cosa de bolivarianos. Yo no soy bolivariano ni falta que hace para darse cuenta de que la ley electoral canaria genera incentivos, estructuras y comportamientos mas parecidos a las dinámicas de poder de una dictadura que de una democracia, y esto es evidente para cualquiera con un mínimo conocimiento de Ciencias Políticas. 

El actual sistema electoral, al dar a los caciques insulares muchísimo mas poder que el que les corresponde hace que el poder en Canarias se concentre en un puñado de semidictadores que tuercen el sistema para su propio beneficio en esta semicolonia semirepública bananera... y digo lo de "semi" por ser generoso y por hacerlo más suave.

En realidad el sistema que han montado ustedes, chiringuitos extractivos mediante un intervencionismo feroz, expulsión del sector privado por el sector público (holding de empresas del Cabildo de Tenerife por ejemplo)  y sustentación del poder comprando votos de miserables a través de hombres fuertes se parece mucho más al sistema bolivariano que a una democracia europea. Si los bolivarianos han saqueado las reservas petroleras, ustedes han vendido la tierra como si Canarias fuera un inmenso solar. Aunque a ustedes les distinguen las formas, en el fondo sus estructuras profundas son las mismas. en lo único que se diferencian es en el grado

Cuarto, dice Belén Allende, presidenta del Cabildo del Hierro, que de romperse la triple paridad se estaría contribuyendo a generar una Canarias de «dos velocidades» y que «en ese barco no nos vamos a subir», Mire usted, una Canarias a dos velocidades no solo no es malo sino que es deseable. De la misma forma que Alemania es la locomotora de Europa, el desarrollo de las islas mayores ha de ser la locomotora de Canarias. Las islas menores, con tan solo el 17% de la población canaria no tienen la masa crítica suficiente como para poder actuar como motores de desarrollo, en cambio si pueden aprovechar la demanda de mercado de las islas mayores y buscar complementariedades para desarrollarse. 

Difícilmente el Hierro con siete u ocho mil habitantes que le quedarán puede ser una locomotora para Canarias. Eso si, si quería marcarse el discurso simplón y emocional para engañar a la gente, felicidades lo logró ampliamente, 

Quinto, en cuanto a la necesaria solidaridad para estudiar por ejemplo, Lo primero decir que ciertamente es lamentable que esos ciudadanos tengan que ir a las Universidades de andar por casa que tenemos en Gran Canaria y en Tenerife, a la cola en resultados y calidad, botón de muestra de su idea de Canarias. También es lamentable que se tengan que operar en hospitales canarios cuyo nivel deja mucho que desear porque han hecho ustedes de la sanidad un negocio privado.  Segundo decirle queCanarias no es el único país con ese tipo de problemas. El archipiélago de Hawaii tiene, al igual que nosotros, islas grandes, islas medianas e islas pequeñas. Suiza también tiene cantones grandes, medianos y pequeños. Algunos de los cantones pequeños como Uri, Glarus, Appenzell o Obwalden están tan aislados o más, especialmente en invierno, que el Hierro o la Gomera. Pues ni a Hawaii ni a Suiza se les ocurre confundir la velocidad con el tocino como aquí y compensar con mas diputados a esos cantones.Confunden ustedes "compensar" y ser solidarios con el derecho a decidir.

Si hay que compensar a los estudiantes por ir a estudiar a la Laguna, eso se hace con becas y no con diputados en el parlamento regional. Espero que también compensen a los estudiantes de las islas mayores que tengan que ir estudiar de Gran Canaria a Tenerife o viceversa por la inexistencia de carreras en alguna de las dos Universidades Canarias, o los que tengan que ir a estudiar a Madrid o a Alemania por el bajo nivel de las Universidades canarias que han convertido ustedes en un foco de corrupción y nepotismo.

En cuanto a los hospitales. De nada sirve siete hospitales mediocres, mejor pocos y buenos, con garantías de calidad profesional cuando uno se vaya a operar de enfermedades serias. Eso es lo que dicta el sentido común. Póngalo en el Hierro si quieren, pero pongan un hospital de calidad, capaz de dar buen servicio. Pero seguramente ponerlo en el Hierro y hacer que vayan al Hierro subvencionados el 80% de los canarios que viven en Gran Canaria o Tenerife, nos va a salir mucho más caro que ayudar a los siete u ocho mil habitantes del Hierro (el 0,35% de la población canaria) a que viajen a Tenerife o Gran Canaria. Si hablamos de solidaridad de las islas mayores con las menores, eso tiene que tener como contrapartida la solidaridad de las islas menores con las mayores también.

La lucha por la Reforma Electoral Canaria es una lucha por una verdadera democracia, por un paso más hacia la libertad, contra el caciquismo y la corrupcion y por un cambio en el modelo productivo que nos permita aspirar a algún futuro. No abordarlo es perpetuar el sistema dejando Canarias en las mismas manos que nos han llevado al desastre ecológico, económico, cultural y social actual

Wladimiro RodriguezHasta la segunda mitad del siglo XX, la sociedad canaria vivía profundamente unida al medio. Nuestra cultura estaba dominada por el conocimiento de nuestras islas, con una arraigada sabiduría para el aprovechamiento de los escasos recursos disponibles en una situación de aislamiento manifiesto. Sufrimos ahora con la desaparición de esa sabiduría la pérdida de gran parte de nuestra cultura y la relación con nuestro medio.

Los pueblos de Yaiza y Fuencaliente son ejemplos de ello. Son paisajes de suelos pobres de vulcanismo reciente, llenos de malpaises, lapillis y rofe, a excepción de La Vega de Femés en Lanzarote, donde además campa el viento y falta el agua. En laderas de de aulagas y vinagreras, los campesinos incorporaron el único cultivo viable: la vid.

El ingenio se agudizó ante una situación dificil en las puntas opuestas del archipiélago. Se optimizaron los recursos de una naturaleza hostil: En los Llanos Negros se plantó malvasía aromática, más exigente en humedad, en terrenos más antiguos cubiertos por el volcan de San Antonio. Mientras, en La Geria, se creo un paisaje único en el mundo excavando para encontrar los suelos más ricos bajo los lapillis, protegiendo las matas de los inclementes vientos.

Era la única manera de aprovechar unos terrenos, hasta que llegó el agua, en los años setenta con canales del norte en La Palma, y los ochenta con las desaladoras en Lanzarote. Gracias en gran parte a estos cultivos, ambos pueblos mantuvieron unos 2.000 moradores cada uno.

En los ultimos años la evolución de ambas poblaciones ha sido divergente: Mientras que en Fuencaliente la reciente subida de la demanda turística frente a la agricultura está ahora poniendo en riesgo algo más de 200 hectáreas cultivadas, Yaiza ha transformado ya la práctica totalidad de su actividad económica.

El pueblo conejero ha pasado de 2.000 habitantes con una economía principalmente agrícola, a tener unos 15.000 por el tirón turistico, que han inmigrado durante los últimos 50 años. Frente a esta situación, en Fuencaliente en estas ultimas décadas ha descendido un 20% la población, hasta los apenas 1.500 actuales. Es paradójico que, el que ahora es el principal municipio turístico de La Palma, esté perdiendo población y tierras cultivadas; es hablar que ni el sacho ni la bandeja, como dice el poema de Pedro Lezcano.

Lo que si es común en ambos núcleos es el desarraigo de una población, sea por la llegada masiva de inmigrantes o por la crisis de la cultura agraria. Tambien es desgraciadamente común a ambos el nivel de desempleo, un 20% en Fuencaliente y un 11% en Yaiza. En ambos el vino se vende como producto artesanal, tradicional y hasta exclusivo, pero nadie quiere trabajar en unos campos cada vez más abandonados, y tampoco el sector hotelero genera puestos de trabajo estables.

¿Queremos pueblos o parques temáticos? Hay muchas razones para defender el campo, como modo de vida, cultura e historia, paisaje y gestión ambiental, presente y futuro para nuestra gente. Reivindiquemos a los hombres y mujeres que han hecho de un malpaís un vergel digno de visitar y fotografiar, pero también de pasear, disfrutar y trabajar como monumento al esfuerzo y el ingenio humanos ante la adversidad.

Un vaso de vino debe ser algo más que un agradable tiempo de ocio. Debemos leer en ese vaso el esfuerzo y trabajo dedicados en cultivar esas uvas, y también la sabiduría generada durante muchas generaciones. Los campos ahora abandonados y llenos de aulagas y vinagreras nos empobrecen, pero nos hace más daño pensar en el campo como algo pintoresco del pasado. Nuestros hoteles y restaurantes no solo deben ofrecer productos de la tierra, sino que todos debemos tener presentes y defender la historia y la cultura detrás de ellos. La agricultura canaria no puede quedarse en una foto de un paisano en un jardín temático. El futuro de nuestros pueblos pasa por tener cultivos y campesinos.

Pedro Gonzalez

Cuando llegaron a este archipiélago africano los primeros europeos, empezó la deformación de la cultura aborigen. La política de imposición de la cultura del conquistador siempre fue un factor básico del colonialismo, que pretendía desvincular de sus raíces al pueblo invadido para que hechos diferenciadores se diluyeran y dejaran en estado de indefensión argumental a los nativos menos sumisos, y nunca se planteó el imperialismo la convivencia de ambas culturas, sino la supremacía de la propia.

De los historiadores antiguos, podemos ver cómo plasmaron en papel auténticas parrafadas, deducidas de estudios de campo llevados a cabo por personas con insuficiente preparación para cuestiones concretas, más que con formación de implantación colonialista. Sin embargo, la aculturación fue un elemento decisivo para la sumisión de los Pueblos.

El cronista, con cierta formación académica, preguntaba “¿Qué es esto?”; el invadido contestaba en su lengua “una papa”. El cronista documentaba “A la comida la llaman 'Papa´”, y quedaba saldado el asunto.

En el caso del lagarto gigante, o cocodrilo enano, hay que considerar que cuando llegaron a Canarias aún no se había explorado el oeste africano; del Golfo de Guinea hacia el sur, donde se localiza el asentamiento del cocodrilo enano u Osteolaemus tetraspis.

Hay partir de que el cocodrilo era un anfibio que empezaba a salir del agua y el lagarto su descendiente inmediato, que ya hace vida en secano. El cocodrilo enano se considera un reptil que ha perdido casi por completo su afición al agua, de hecho, algunos completamente. Su tamaño es de menos de dos metros de longitud; la del lagarto gigante de Canarias llega a los 80 centímetros. Además, está la sutil diferencia en la dieta. Pero lo que no encuentro en sitio alguno es que a alguien se le ocurriera comparar cocodrilo enano con el lagarto gigante.

En el Archipiélago destaca un gran volumen de especies endémicas, que se achacan al aislamiento geográfico y al clima, principalmente. Pero es innegable que estos mismos factores -con el añadido del enclave de tránsito de personas y culturas que supone Canarias, desde que apareció en los primeros mapas- hace de nuestra tierra un espacio especial para contener una riqueza diferenciada en cuanto a fauna y flora. Lo mismo pasa con la idiosincrasia del habitante actual del archipiélago.

Estamos diferenciados del resto del planeta por el enriquecimiento cultural fruto de nuestra propia historia y nuestras raíces; por ser el contenedor de un mundo particular, donde la interpretación del exterior también es distinta; y donde se forja la canariedad día a día, condicionados por una experiencia exclusiva y nuestro desarrollo evolutivo, tanto cultural como genético.

Igual que aquellos cronistas no eran estudiosos de la lengua amazig, yo no soy biólogo y puedo cometer auténticas barbaridades cuando hablo del “cocodrilo enano de Canarias”. Pero cuando uno nace y lleva toda su vida en el Archipiélago –y es acusado de español desde chiquitito- sí que aprende a ver que, aun practicando un dialecto de la lengua española o soportando el gobierno colonialista español toda la vida, la diferencia entre canario y español es una evidencia que no por mucho negarla desaparece. De esa forma nos acostumbramos a vivir con gigantescas aberraciones socioculturales que, en realidad, le dan forma al colonialismo del siglo XXI.

Imagino que muchos cocodrilos enanos prefieren ser llamados lagartos gigantes; convencidos de que es mejor ser los mayores de una pequeña especie, que los más chicos de una especie milenaria. Si es así, me gustaría saber cómo ven las cosas más allá de sus desdentadas fauces y si su poder mental es más fuerte que el del canario que dice sentirse español.

Miembro de ANC