La extrema e histórica indulgencia con la que sus súbditos han reaccionado históricamente ante los excesos de la familia real española destaca como singular e incomprensible. Igualmente excepcional, pero además repugnante, resulta la actual sumisión de la clase política hispana a la misma institución monárquica que, tras ser abolida por la República, recordemos, fue rehabilitada por el dictador Franco.  Ahora, también el otro poder: el judicial, certifica que, al contrario de los que afirma la letanía oficial, no todos somos iguales ante la ley. Y no sólo porque la reina Leticia o sus suegros, con absoluta impunidad  metan  a diario la mano en la hacienda pública para multiplicar su multimillonario ajuar o practicar actividades  licenciosas, abofeteando de paso a los cientos de miles de canaritos en paro o en régimen de pobreza, sino porque llegado el caso, los parientes más directos de Felipe V, tras cometer corrupción y enriquecerse ilícitamente mediante la utilización de una institución del Estado (hechos probados), son premiados mediante una absolución o una clementísima sentencia con la que sus señorías del juzgado de Instrucción de Palma premian a la hermana del Rey y a su esposo, fallo judicial este que incluye una indefinida residencia vacacional en Suiza.

Juan Brito

Juan Brito nos deja un valioso legado de actividad cultural y patrimonial

El miércoles, 14 de febrero, falleció el singular lanzaroteño, Juan Brito, un pastor y agricultor que complementó de forma autodidacta con un destacado trabajo de recuperación y promoción de la historia y el patrimonio cultural de su isla. Nacido en el municipio de Tinajo hace ahora 98 años, su prolífera actividad se extendió por los campos de varias ramas de la artesanía, de la arqueología, la investigación y el folklore, habiéndonos dejado un amplio legado para el conocimiento y la preservación de la identidad y la cultura de su isla y del Archipiélago.

Juan Brito, recibió en el año 2003 la Medalla de Oro de Canarias por la defensa de las tradiciones del País Canario.